ACTUALIDAD

Nueva factura de la luz: ¿cuáles son los electrodomésticos que más y menos consumen?

Utilizar este tipo de aparatos en las horas más caras de la nueva factura de la luz puede suponer un gasto notablemente mayor que en las más baratas.

Nueva factura de la luz: ¿cuáles son los electrodomésticos que más y menos consumen?

La nueva tarifa de la luz puede producir un cambio en los hábitos de consumo de los usuarios, quienes en muchos casos ya están modificando sus costumbres en la realización de tareas cotidianas como planchar o poner la lavadora con el objetivo de ver reducida su factura.

Los tres tramos que se aplican desde el pasado 1 de junio, con tres tarifas diferenciadas, tienen como meta mejorar la eficiencia energética y han traído consigo que se produzcan este tipo de situaciones. El tramo valle, que entra en funcionamiento de lunes a viernes de 00:00 a 08:00 horas y durante los fines de semana y los festivos, es el que resulta más económico y el que más está siendo aprovechado por muchos consumidores para no incrementar sus gastos.

Y es que existe una diferencia notable entre utilizar los electrodomésticos en las horas punta (de 10:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 22:00 horas de lunes a viernes) que en los momentos en los que la factura de la luz resulta más barata, hasta el punto de que se estima que pueden costar el doble. Por ello, conviene conocer igualmente cuáles son los aparatos que producen un mayor y menor gasto.

Calefacción eléctrica

Este elemento es el que causa un mayor gasto a los ciudadanos. Se calcula que el uso de la calefacción supone una media del 47% del consumo de energía de los hogares españoles y el precio de su uso varía de forma significativa con la nueva factura eléctrica. Así, mientras en el tramo valle el gasto de un radiador supone 22 céntimos por hora, en el tramo punta se eleva hasta los 52.

Horno

Este electrodoméstico puede suponer una gran fuente de gasto, especialmente en las horas más caras. Se estima que en esta franja cuesta unos 51 céntimos y, en cambio, el precio se queda en 27 en el tramo llano y en 22 el periodo valle.

Lavadora

Se trata de otro elemento que puede incrementar nuestra factura de manera significativa en los momentos más caros debido a su elevado consumo energético. Así, la diferencia entre emplear la lavadora en el tramo punta y el valle puede suponer unos 26 céntimos por hora.

Lavavajillas

La primera recomendación para la utilización de este electrodoméstico es esperar a que esté lleno para ponerlo en funcionamiento, ya que su uso puede implicar un gasto de 40 céntimos por hora en el tramo más caro. Este precio se reduce a los 21 en el intermedio o llano y a 17 en el periodo valle.

Secadora

Se trata de un aparato que consume una alta energía y del que no conviene abusar para no ver un aumento relevante en la factura, sobre todo en el tramo punta, cuando cuesta 37 céntimos por hora, 21 más que en los momentos más baratos.

Aire acondicionado

Nos encontramos en la época del año en la que comienza a utilizarse este aparato habitualmente y por ello nuestro gasto es fácil que se vea incrementado. Poner en marcha el aire acondicionado en las horas más caras supone un gasto de 34 céntimos, 20 más que en el valle y 16 más que en el tramo intermedio. Se recomienda ponerlo a una temperatura de 26 grados para reducir el consumo de energía. Además, hay que tener en cuenta que el gasto de un ventilador de techo supone la mitad que el de estos aparatos, por lo que es un elemento a considerar para mitigar el calor.

Plancha

El consumo de este aparato, al igual que el del microondas, es elevado, por lo que no conviene utilizarlo en exceso. Ambos electrodomésticos consumen 28 céntimos por hora en el tramo punta, 15 en el llano y 12 en el valle. De este modo, y como sucede en todos los casos, siempre es preferible recurrir para su empleo a las horas más baratas si es posible.

Frigorífico

Se trata de un elemento que requiere estar siempre encendido, por lo que no existe la posibilidad de elegir tramo para su funcionamiento. No obstante, son aparatos de bajo consumo y no suponen un gasto importante para los consumidores.