ACTUALIDAD

Los trucos para reducir gasto en la nueva factura de la luz

El día 1 de junio entra en vigor la nueva factura de la luz, que se dividirá en tres tramos horarios con un precio diferente para la electricidad.

Los trucos para reducir gasto en la nueva factura de la luz
Pixabay

El mes de junio está a la vuelta de la esquina. Junto con la llegada del buen tiempo de forma más permanente llegará algo que afectará directamente a nuestros bolsillos, como es la nueva factura de la luz, que amenaza con cambiar parcialmente nuestros hábitos a fin de lograr un gasto energético menor.

Así, la nueva tarifa de la luz 2.0 TD presenta dos novedades fundamentales: a partir de este 1 de junio habrá tres tramos horarios, cada uno con su precio propio de la luz, y dos potencias diferentes a lo largo del día, con la posibilidad de contratar una más alta para aprovechar mejor las horas con un menor precio.

Tres tarifas diferenciadas

Las 24 horas de cada día estarán divididas en tres tarifas, cada una con sus horarios marcados y un precio de más alto a más bajo. Conviene tenerlo claro para que no nos llevemos una sorpresa a final de mes.

  • Horas valle: es la más barata; va de 0:00 a 8:00 horas entre semana y durante todo el fin de semana y festivos nacionales. Es en esta donde se debería concentrar el consumo principal.
  • Horas llanas: su precio es intermedio y asumible. Su horario es de 8:00 a 10:00, de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 0:00.
  • Horas punta: tiene el precio más caro de todo y el objetivo es intentar consumir los mínimo posible en este tramo. Su horario va a de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00.

Cómo ahorrar en la factura

Para conseguir reducir, o al menos mantener la factura en los registros habituales previos a esta nueva factura, tendremos que hacer pequeños ajustes en nuestros hábitos diarios. Uno de los más claros es el hecho de poner la lavadora o la secadora, dos de los electrodomésticos que más consumen. En la medida de lo posible, convendrá ponerlos en el tramo valle para que resulte más barato. Para ello podremos programarlos directamente o, si no es posible, apostar por enchufes inteligentes.

Otra opción es la de elaborar comidas en un horario menos habitual, dejando todo casi listo para que al día siguiente no haya que tener la cocina encendida durante gran parte de la mañana, donde estará el precio más caro de la nueva factura. Habrá que vigilar también el consumo de electrodomésticos que, aunque apagados, puedan consumir al estar conectados a la red eléctrica.