ACTUALIDAD

Un basurero encuentra 9.000 euros en una bolsa de ropa usada

Juan Miguel Clavero, empleado del servicio municipal de limpieza de Granada, podría quedarse el dinero si en el plazo de dos años no aparece el dueño de la caja fuerte.

Un basurero encuentra 9.000 euros en una bolsa de ropa usada

Juan Miguel Clavero trabaja en el servicio municipal de limpieza de Granada desde hace más de 30 años. Ahora, su sorprendente hallazgo se ha hecho viral, ya que se encontró en una bolsa de ropa usada una suculenta cantidad de dinero: 9.000 euros.

Según reconoce en una entrevista con NIUS, es la primera vez que le ocurre algo similar: "Encuentro de todo, menos dinero. Imagínate la cara que se me quedó. Estaba nervioso perdido". Tal y como relata, todo ocurrió el pasado sábado mientras realizaba la recogida de ropa usada junto a su compañero. 

Ruido extraño

Una de las bolsas era la que tenía el dinero, pero al ser fin de semana, los residuos permanecieron en el camión hasta el lunes. Y casi por azar, Clavero encontró la bolsa que contenía el dinero: "Una de las bolsas de ropa se enganchó y al caer contra el suelo, hizo un ruido raro, como de algo duro", afirma en el citado medio.

Así, descubrió que era una pequeña caja fuerte, por lo que le dio un martillazo para ver su contenido y se encontró la sorpresa: 9.000 euros en billetes de 50. Pese a la suculenta cantidad, siempre tuvo claro lo que iba a hacer: "El dinero no era mío", asegura tajante.

A comisaría

Tras comunicarle a sus jefes el descubrimiento, puso rumbo a la comisaría con los 9.000 euros: "Hice lo que tenía que hacer, no tiene mérito". Una vez que llegó al recinto policial, lo puso a disposición de los agentes: "Les di la ubicación de las zonas en las que recogimos la ropa, pero poco más, porque en la bolsa no había nada que pudiera servir para identificar al dueño", señala en NIUS.

Conciencia tranquila

Sin embargo, si en el plazo de dos años no aparece el propietario de la caja fuerte, el dinero será para él. Tras este gesto, asegura que puede dormir con la conciencia tranquila: "Mi mujer y mis niñas están muy orgullosas de mí".