ACTUALIDAD

Qué revisar en tu coche para viajar de nuevo tras el fin del Estado de Alarma

El regreso de la movilidad entre provincias y comunidades permite hacer cientos de kilómetros seguidos, y para ello hay que poner a punto el vehículo.

Revisar coche fin estado de alarma volver viajar movilidad
F. Villar EFE

El fin del Estado de Alarma en España es un hecho y, entre otras cosas, supone la recuperación de la movilidad total y la vuelta de la libertad para viajar de una provincia a otra o incluso a otra comunidad sin verse afectado por los cierres perimetrales, aunque es algo que está por ver en función de cada una. Por lo tanto, los ciudadanos podrán pasar de circular solo por su pueblo o ciudad a hacerlo por grandes carreteras.

La posibilidad de poder hacer cientos de kilómetros seguidos y sin interrupciones por el territorio nacional, algo a lo que el coche ni el conductor están acostumbrados, exige una puesta a punto del vehículo para revisar que se dispone de toda la documentación necesaria o que cuenta con todo en buen estado.

También es importante tener en cuenta aspectos como planificar el viaje con tiempo, revisar el trayecto, posibles zonas de descanso, la ruta idónea, elegir la ropa más cómoda posible o limpiar el interior del vehículo y organizar el maletero para que pueda entrar todo el equipaje sin problemas.

Al margen de estas cuestiones, hay partes del coche que conviene revisar antes de iniciar el viaje, por si acaso, sobre todo en aquellos supuestos en los que ha pasado mucho tiempo desde que se ha pasado la ITV o si el coche ha permanecido mucho tiempo inactivo.

Neumáticos, frenos y suspensiones

Uno de los aspectos principales a mirar con atención son los neumáticos, ya que son fundamentales y es importante que tengan tanto la medida como la presión adecuada. Por ello, conviene revisar antes de ponerse en marcha que está todo en orden, porque la falta de uso puede derivar en la pérdida de presión, y por tanto menos agarre y más consumo de carburante.

Igualmente, hay que echar un ojo a los frenos y las suspensiones. El líquido de frenos debe estar en los niveles idóneos, y eso se comprueba mirando los discos de freno. Y con respecto a lo segundo, también hay que revisar que haya una buena amortiguación, dejando caer el vehículo sobre cada una de las ruedas para ver si hay un rebote excesivo.

Un error muy común: la batería

Si un coche lleva mucho tiempo aparcado sin ser usado ni arrancado, es muy habitual que la batería del coche acabe por descargarse y en el momento de intentar retomar la actividad te encuentres con una sorpresa.

Por tanto, antes de nada, revisa que se encuentre en perfecto estado, que los bornes de contacto estén limpios y bien ajustados, igual que no haya pérdida de líquido.

Otros aspectos a revisar, el aceite y las luces

Cuando te pongas a mirar los frenos o las suspensiones, aprovecha también para coger la varilla indicadora y revisar que el aceite del vehículo sea el suficiente y esté en buenas condiciones. Con el motor frío, introdúcela y mira que llegue a los niveles idóneos. Esto es aplicable también al anticongelante. Si están por debajo de los niveles puede ser por posible fuga o evaporación.

Son fundamentales las luces, aunque el viaje sea de día, ya que nunca sabes si tendrás que pasar por túneles y si tendrás que utilizarlas en algún momento durante el viaje, tanto el día de emprenderlo como en posteriores. Mira antes si funcionan todas, si están alineadas, e incluso si los testigos también están bien para que te puedan avisar de cualquier problema. Sobre esto, comprueba que no hay ninguno encendido antes de arrancar.

Por último, se podría añadir el aire acondicionado y ponerlo en marcha unos minutos con las ventanas abiertas en los primeros momentos del trayecto. También circular unos minutos de prueba, o incluso arrancar y esperar a que todo fluya.