CORONAVIRUS

Fin del estado de Alarma: ¿se puede viajar a partir del domingo 9 de mayo?

El estado de alarma concluye la madrugada del sábado al domingo, a las 00:00 horas, seis meses después de su aplicación para contener los nuevos contagios.

Fin del estado de Alarma: ¿se puede viajar a partir del domingo 9 de mayo?
MORELL EFE

El estado de alarma llegará a su fin a las 00:00 horas del próximo 9 de mayo (en la madrugada del sábado al domingo), seis meses después de su aplicación para permitir a las comunidades autónomas que aplicasen las medidas que considerasen para contener el avance de la pandemia del coronavirus.

Por tanto, desde que decaiga el estado de alarma, el tercero desde el mes de marzo de 2020, serán las autonomías las que tengan la competencia en materia sanitaria y, por tanto, podrán aplicar las normativas necesarias para garantizar el control de la situación epidemiológica.

La caída del estado de alarma implicará, en principio, el fin de algunas medidas, como el toque de queda nocturno y los cierres perimetrales. Sin embargo, las comunidades autónomas podrán valorar mantener ciertas restricciones con el visto bueno de los Tribunales Superiores de Justicia de cada región.

El plan del Gobierno

La portavoz de Gobierno, María Jesús Montero, confirmó que la intención del Ejecutivo es aplicar un Real Decreto Ley, que entrará en vigor a las 00:01 del 9 de mayo, para dar cobertura a las comunidades autónomas en el caso de que haya que limitar “derechos fundamentales y libertades públicas” para mejorar la situación epidemiológica.

Al pasar de una normativa unificada para todo el territorio nacional a 19 directrices diferentes, una para cada comunidad y ciudad autónoma, los cierres perimetrales a nivel regional decaerán por completo. Esto significa que la ciudadanía puede viajar libremente por todo el país. No obstante, las comunidades tendrán la potestad, y así se espera que sea, para limitar la movilidad interior si la situación epidemiológica lo precisa.

A lo largo de la semana se irán conociendo más concretamente las decisiones tomadas por las autonomías, una vez que los Tribunales Superiores de Justicia validen la legalidad de las medidas a aplicar.