ACTUALIDAD

Los motivos por los que te sale a pagar la declaración de la Renta

Es importante no precipitarse y revisar todos los datos, especialmente este año en el que, debido a la pandemia, influyen nuevas ayudas económicas.

Los motivos por los que te sale a pagar la declaración de la Renta
GETTY IMAGES

Ningún contribuyente quiere obtener un resultado positivo (+) en la declaración de la Renta ya que supone que deberá pagar a Hacienda la cantidad que haya salido. Además, este año el deseo de no tener que pagar nada se ha visto alimentado por la pandemia de COVID-19, que ha empeorado la economía de muchas personas. Por ello, es importante fijarse bien en todos los datos a rellenar para no cometer errores que pueden llevarnos a ese temido resultado. El Economista ha recogido los más comunes.

Precipitación

Con la intención de pasar el trámite cuanto antes, algunos declarantes tienden a presentar la declaración nada más rellenar borrador de la Renta. Esto puede resultar muy contraproducente ya que existen numerosos datos que se deben revisar para comprobar que están correctos y modificarlos si no lo están. Por ello, lo más recomendable es tomarse un tiempo para inspeccionar bien todos los apartados. Cabe recordar que el plazo límite para presentarla es el 30 de junio, con lo que todavía queda más de dos meses.

Ignorar el IMV o los ERTE

Es necesario saber que quienes eran beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital (IMV) a finales de 2020 están obligados a presentar la declaración de la Renta en Hacienda, a pesar de que esté exento de tributación. De hecho, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones explica que deberán hacerlo “todos los miembros de la unidad de convivencia”, incluidos los menores de edad.

En el caso de los trabajadores que durante 2020 han estado sujetos a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) cuenta como un segundo pagador. Por ello, si el SEPE les ha pagado más de 1.500 euros y sus ingresos superan los 14.000 euros brutos anuales, también estarán obligados a presentar la Renta. Asimismo, deben llevar cuidado si han cobrado de más en un ERTE. La Agencia Tributaria recomienda que esperan a que la Seguridad Social les notifiquen dichos errores.

No declarar bien el alquiler

Las rebajas de alquileres o aplazamientos de las cantidades que hayan acordado el arrendador y el arrendatario durante la pandemia deben estar reflejadas en la declaración, tanto en las deducciones por alquiler como en las rentas que declare el arrendador.

Fallos en la deducción por maternidad

Esta deducción es importante y suelen cometerse fallos debido a la influencia de los ERTE durante este ejercicio. Desde el colectivo apuntan que “al considerarse el IMV como una prestación de naturaleza no contributiva, las madres perceptoras del IMV como única fuente de ingresos, no pueden beneficiarse ni de las deducciones por maternidad ni por gastos de guardería por esta percepción”.

No incluir la prestación por cese de actividad a autónomos

Para ayudarles ante la paralización de la actividad económica, el Gobierno ofreció ayudas por cese de actividad a muchos trabajadores por cuenta propia. Ahora, estos autónomos no pueden olvidar incluir la prestación en la Renta, ya que está considerada como un rendimiento del trabajo al equipararse a la prestación por desempleo que se ofrece a los trabajadores por cuenta ajena.

Eso sí, no debe incluirse como un ingreso del trimestre en el modelo 130 del pago fraccionado del IRPF porque, aunque tiene origen en la actividad económica del autónomo, no es un ingreso derivado de la misma.

No declarar el rescate de planes de pensiones

Las personas que se encuentran en ERTE o los autónomos recibieron la ayuda por cese de actividad pudieron pedir un rescate de hasta seis meses de los derechos consolidados de los planes de pensiones, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y mutualidades de previsión social, con el límite de los salarios dejados de percibir. Estas cantidades también deben declararse como rendimientos del trabajo.

Desaprovechar las deducciones estatales o autonómicas

Además de la deducción por maternidad o los planes de pensiones, existen otras muchas cosas que podemos desgravarnos en la declaración de la renta a nivel estatal para ahorrar algo de dinero, como gastos por alquiler o hipoteca, hacer donativos, invertir en empresas nuevas… De ahí que sea muy importante informarse bien sobre todos los aspectos o acudir a profesionales que tengan conocimiento de todas las deducciones a las que se puede tener derecho. Además, cada comunidad autónoma ofrece sus propias deducciones, con lo que conviene también consultarlas.