ACTUALIDAD

Los diez motivos por los que puedes perder las prestaciones por desempleo del SEPE

Más de cuatro millones de personas en España cobran ayudas por desempleo, pero las pueden perder si olvidan sellar el paro o aportan documentos falsos.

Los diez motivos por los que puedes perder las prestaciones por desempleo del SEPE
EFE

Con las numerosas restricciones implantadas para combatir la pandemia de COVID-19, muchas empresas y establecimientos han tenido que suspender su actividad y prescindir de muchos trabajadores. Como consecuencia, las cifras del desempleo en España han empeorado notablemente. El pasado mes de febrero se produjo un incremento de 44.436 personas en paro con respecto a enero, superando los cuatro millones de desempleados, reflejo del impacto de la tercera ola de la pandemia.

Estas personas tienen derecho a cobrar prestación por desempleo, un subsidio o ayudas especiales del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Sin embargo, pueden dejar de recibir dinero si cometen los diferentes errores recogidos por el portal Noticiastrabajo.

No sellar el paro

Los desempleados deben sellar el paro cada tres meses para seguir cobrando la prestación. Cuando se dan de alta como demandantes de empleo, el funcionario apunta una fecha muy importante que deben recordar, pues será cuando tengan que renovar la tarjeta DARDE como desempleado.

En caso de que se olvide realizar esta operación, hay que acudir lo antes posible a una oficina para intentar renovar la demanda. Si la falta está debidamente justificada, no habrá sanción y probablemente se acepte la renovación. En cambio, si no se puede justificar el olvido de sellar el paro, podría no aceptarse la renovación y el beneficiario deberá volver a inscribirse como demandante de empleo. Además, podría enfrentarse a una sanción por infracción leve, que puede suponerle la pérdida del cobro de un mes de prestación. Si después no se vuelve a renovar una segunda vez, perderá tres meses. Si reincide por tercera vez, serán seis meses de pérdida de la prestación y una cuarta vez le haría perder un año el subsidio por desempleo.

El paro se puede sellar a través de internet o en la propia oficina de empleo. Algunas comunidades autónomas también ofrecen la opción de hacerlo por teléfono. La renovación de la Tarjeta DARDE a través de internet es diferente en función de la comunidad autónoma, por lo que habrá que consultarlo en los portales de cada una. Además, actualmente hay regiones donde la renovación es automática, al menos hasta el 30 de abril de 2021: Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla y León, Castila-La Mancha, Cataluña, Cantabria, Extremadura, Galicia, Islas Baleares, Navarra, Madrid, País Vasco, Ceuta y Melilla.

No informar al SEPE de que se ha encontrado trabajo

El SEPE explica que uno de los requisitos para recibir la prestación por desempleo es “estar disponible para buscar activamente empleo”. Pues bien, en el caso de conseguir trabajo hay que notificarlo al SEPE inmediatamente. En algunas ocasiones, la propia Seguridad Social avisa al SEPE, pero en otras no, por lo que los trabajadores deben avisarlo para evitar problemas.

Por otra parte, hay algunos contratos a tiempo parcial que permiten seguir cobrando la prestación por desempleo. En este caso, lo mejor es acudir a una oficina con cita previa para informarse.

No aceptar ofertas de empleo del SEPE o cursos de formación

Las personas que están inscritas como demandantes de empleo y reciben la prestación deben acudir cuando el INEM les ofrece una entrevista de trabajo o participar en cursos de formación profesional para desempleados con certificado de profesionalidad. Rechazar estas ofertas puede suponer la pérdida de la ayuda.

No llamar al INEM en caso de irse al extranjero

En caso de encontrar trabajo fuera de España o viajar a otro país por cualquier motivo, el beneficiario de la prestación por desempleo deberá llamar a uno de los números gratuitos del INEM para comunicarlo. El SEPE dispone de varios permisos especiales para que no se deje de cobrar el paro. No obstante, solo cubren 15, 30 o 360 días de viaje. Si se supera este tiempo, la prestación quedará suspendida.

No comunicar un cambio de domicilio

Si el beneficiario de una prestación por desempleo se va a mudar, debe comunicarlo al SEPE para que cambie el domicilio y envíe las certificaciones allí. En caso de no hacerlo, la prestación no tiene por qué perderse, pero si el organismo manda alguna carta relevante, no llegará a casa, Por eso se recomienda tener actualizada la dirección.

Presentar documentos falsos

Mentir al SEPE no aporta ningún beneficio. Además de que es muy probable que pillen la mentira, hacerlo acarrea multas. Así, en lugar de recibir más dinero como se pretende, es probable que no se reciba y, encima, se deba pagar porque aportar documentación falsa se considera una infracción grave.

Cumplir la edad de jubilación

Si una persona cumple la edad mínima de jubilación, que en 2021 es de 66 años, mientras cobra la prestación por desempleo, perderá esta ayuda y pasará a cobrar la contributiva de la Seguridad Social. El cambio de una ayuda a otra suele ser automático, por lo que el beneficiario no debe realizar ninguna operación.

Tener sanciones pendientes

Cuando el beneficiario de la prestación tiene una sanción en vigor, puede dejar de cobrar el paro si acumula cuatro infracciones en el mismo año, como no ir a las citas en la oficina de empleo. También se consideran infracciones no llevar el resguardo tras haber ido a una entrevista de trabajo o haber hecho algún curso de formación profesional.

Agotar la prestación por desempleo

En el momento en que se recibe la última mensualidad, el sistema anula automáticamente la prestación por desempleo. A partir de entonces, se puede solicitar una prestación no contributiva como es el subsidio o las ayudas por cargas familiares.

Renunciar de manera voluntaria a cobrar el paro

Si el beneficiario acude a la oficina para presentar su renuncia a recibir la prestación por desempleo, el INEM la cancelará de manera automática. Aunque no suele ser muy común, las personas pueden presentar esta renuncia si estiman que no necesitan la ayuda porque dispone de suficientes recursos.