NASA

Ingenuity, la aeronave del Perseverance, prepara su despegue en Marte

El helicóptero que se encuentra junto al rover Perseverance de la NASA en Marte se separará de él en unos días para emprender el vuelo y aportar nuevas imágenes.

Ingenuity, la aeronave del Perseverance, prepara su despegue en Marte
NASA/JPL-CALTECH

Poco más de tres días lleva el rover Perseverance de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) en Marte. El pasado jueves, la agencia espacial estadounidense daba un pasito más para descubrir si hace millones de años pudo haber vida en el planeta rojo.

Perseverance, entre sus herramientas incorpora un pequeño helicóptero con el nombre de Ingenuity. Tras apenas unas horas, ya está empezando a desarrollar su misión. Hasta el momento, permanece 'oculto' bajo la panza del rover con el fin de cargar sus baterías para un próximo vuelo. En las últimas horas, además, ha enviado su primer informe de estado al control de la misión del Jet Propulsion Laboratory (JPL).

En dicho informe, emitido a través de una conexión del Mars Reconnaissance Orbiter, se indica que tanto el helicóptero como su estación base (una caja eléctrica que almacena rutas de comunicaciones entre él y la Tierra) funcionan tal y como se esperaba.

"Hay dos elementos clave que estamos buscando en los datos: el estado de carga de las baterías del Ingenuity, así como la confirmación de que la estación base está funcionando según lo diseñado", dijo hace unos días Tum Canham, líder de operaciones de Ingenuity Mars Helicopter en JPL. "Con este informe positivo, avanzaremos con la carga de las baterías de helicóptero", afirmó.

Volar en otro planeta: el reto

El hecho de que la aeronave tenga la suficiente energía almacenada es de vital importancia para el éxito de la misión. Con ella debe mantener la calefacción en un ambiente gélido por las noches, además de otras funciones vitales. Solo con el encendido del mismo, de una hora, el helicóptero alcanzará el 30% de su capacidad total. Días después, se cargarán de nuevo para alcanzar el 35%, con más sesiones de carga a la semana mientras se encuentre junto al rover.

Llegado el momento en que separen sus caminos, el Ingenuity solo podrá cargar sus seis baterías de iones de litio por medio del panel solar que incorpora. Entonces, dispondrá de un vuelo experimental durante 30 días marcianos (31 en la Tierra). Si consiguiera sobrevivir a las noches, el equipo de la NASA afrontará el primer vuelo de una aeronave en otro planeta.

De conseguirlo, la agencia espacial asegura que "se habrán conseguido más del 90% de los objetivos del proyecto". Un paso más sería el aterrizaje con éxito. Con ello se podrían intentar hasta cuatro nuevos vuelos, en función del éxito previo. Todo ello supondría un gran avance de cara a futuras misiones con nuevas versiones de esta herramienta, que podrían proporcionar imágenes aéreas hasta ahora desconocidas por la limitación de movilidad de los rover, con dificultad para acceder a algunas zonas.