ECONOMÍA

China amenaza con limitar la exportación de 'tierras raras': qué son y para qué se utilizan

El país asiático es poseedor de más del 80% de la producción mundial de estos materiales tan esenciales para la industria tecnológica.

China amenaza con limitar la exportación de 'tierras raras': qué son y para qué se utilizan
Hugo Hu Getty Images

China prepara ya una de sus armas definitivas en el comercio mundial. El país asiático estudia ya limitar las exportaciones de las tierras raras, una serie de minerales muy importantes y de uso indispensable para la industria tecnológica y de defensa. Así lo hicieron saber este pasado miércoles desde Pekín, lo que ha tensado más, si cabe, sus relaciones con Estados Unidos en una batalla por ser la primera potencia mundial a nivel económico.

Desconocidas para la mayor parte de la población, estas tierras raras son una serie de 17 elementos de la tabla periódica, consideradas “raras” no por su poca cantidad en el planeta, si no por lo complicado y ‘poco común’ que es encontrarlos en su forma pura. “Aunque algunos de ellos sí son efectivamente raros, el nombre se refiere más a la dificultad a la hora de separarlos en metales nativos, como se puede encontrar en la naturaleza la plata nativa. Pero estos minerales se encuentran en todo el mundo”, explica Susana Timón Sánchez, científica titular del área de recursos minerales del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) a 20 Minutos. Son los siguientes:

Elementos conocidos como ‘tierras raras’:

  • Escandio (Sc)
  • Itrio (Y)
  • Lantano (La)
  • Cerio (Ce)
  • Praseodimio (Pr)
  • Neodimio (Nd)
  • Promecio (Pm)
  • Samario (Sm)
  • Europio (Eu)
  • Gadolinio (Gd): primer elemento identificado en el año 1800.
  • Terbio (Tb)
  • Disprosio (Dy)
  • Holmio (Ho)
  • Erbio (Er)
  • Tulio (Tm)
  • Iterbio (Yb)
  • Lutecio (Lu)

¿Dónde encontrar estas 'tierras raras'?

Pese a que en el pasado lugares como Sudáfrica, Brasil o Estados Unidos eran centros de extracción de estos materiales, con la llegada del s.XIX se dio un giro de 180º. Actualmente, China es responsable del 80% de la producción mundial de estas tierras raras, extrayéndolas principalmente de sus depósitos en la Mongolia interior.

Le sigue Australia, con solo el 15% de una producción mundial que ha aumentado su demanda en los últimos años. De hecho, el pasado mes de octubre, la Administración Trump ordenó expandir la producción de estos materiales en Estados Unidos ante las amenazas chinas.

Sin embargo, en España, al igual que en Europa, no existen minas con tierras raras activas, según explica Timón Sánchez. Eso sí, el proyecto Frame está estudiando ciertas áreas potenciales. "En el macizo ibérico, tanto en España como en Portugal, habría rocas plutónicas de naturaleza alcalina o subalcalina que podrían albergar tierras raras, estamos estudiándolo", señala la investigadora del IGME. Incluso España ha tenido proyectos recientes en Campo de Montiel en Ciudad Real, encabezado por la empresa Quantum Minería, pero su impacto medioambiental no ha permitido que tuvieran lugar.

¿Para qué se utilizan?

En los últimos años, su uso se ha concentrado en la industria tecnológica, especialmente en la creación y fabricación de diversos productos, desde teléfonos móviles hasta láseres. Por ello, la amanezca de China con disminuir su producción podría suponer una situación extrema para la industria tecnológica mundial. "Las tierras raras son elementos cruciales para el crecimiento económico de los países industrializados", apunta la investigadora.

"Son componentes vitales para la industria moderna, por ejemplo el neodimio se utiliza para los imanes de las turbinas eólicas, en loa discos duros de los ordenadores o en los motores de los automóviles eléctricos", comenta Timón Sánchez. "El europio se usa junto con el litio se usan para la iluminación, las pantallas de los smartphones y las baterías”.

Por el mismo motivo, Timón Sánchez apunta que “necesitamos ser independientes”, es decir, buscar nuestra propia fuente de tierras raras. Justamente lo que está haciendo el proyecto Frame, buscando en el territorio europeo áreas susceptibles de albergar este tipo de minerales, tan claves para la industria. "Por eso la UE los ha definido como materias críticas. Aparte de sus características intrínsecas y su valor económico, se consideran críticas por el riesgo en la interrupción del suministro por parte de países productores; de ahí la necesidad de explorar estos yacimientos de estos elementos, saber dónde se localizan y en qué cantidad”, comenta.

¿Cuál es el objetivo de China con este recorte?

Lo cierto es que no es la primera vez que Pekín amenaza con reducir el suministro de sus tierras raras. Desde principios de siglo, el país ha argumentado con razones medioambientales la bajada de las exportaciones pero, lo cierto, es que China buscaría impulsar la industria nacional para exportar productos terminados y no simplemente materias primas.

Una práctica que la Administración de Obama denunció en 2012 ante la Organización Mundial del Comercio y a la que se unieron Japón y la Unión Europea. Lo que acabó en un levantamiento de las restricciones por parte de Pekín.

Ahora, China quiere aumentar la regulación sobre esos minerales, y quiere saber si ellos perjudicaría a la industria de Defensa de Europa y EE UU. De hecho, tal y como anuncia Financial Times, el país ya ha mandado expertos para conocer en qué grado estos recortes lastrarían tecnologías vitales para la fabricación de diversas armas sofisticadas por parte del país norteamericano, entre ellas, el avión de combate F-35 de EE UU.