Deporte y Vida

SALUD

Cómo evitar un aumento de 3 a 5 kilos de peso durante las Navidades

A pesar de que este año la pandemia marca la agenda y ha impedido la celebración de las habituales comidas de empresa y reuniones con amigos, las festividades navideñas se dejan notar en la báscula.

recetas, salud, nutrición, dieta, navidad
as.com

A las puertas de que arranque oficialmente una Navidad diferente marcada por la irrupción del SARS-CoV-2 en nuestras vidas, es inevitable que a pesar de la situación intentemos celebrar en la medidas de nuestras posibilidades y circunstancias una festividad muy especial para millones de familias.

A pesar de que este año, la pandemia marca la agenda y ha impedido que se lleven a cabo las habituales comidas de empresa y celebraciones con amigos, las festividades navideñas se dejan notar en la báscula. Las cenas de Nochebuena y Nochevieja, y la comida de Navidad, son probablemente las tres fechas del calendario en las que la ingesta de calorías se dispara.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un promedio de 2.000 a 2.500 Kcal/día en el caso de los hombres y de 1.500 a 2.000 kcal/día en el de las mujeres. No obstante, durante las principales comidas y cenas navideñas podemos llegar a duplicar e incluso triplicar la cantidad de calorías diarias recomendadas para una sola comida.

Y en este sentido, la celebración de las Navidades se asocia tradicionalmente a comer copiosamente, lo que provoca un aumento del peso de tres a cinco kilos, además de un sobreesfuerzo del aparato digestivo, que puede suponer ardor, acidez o pesadez, entre otras consecuencias.

Es importante el control de los nutrientes ingeridos y del valor energético de los alimentos sobre todo en personas con enfermedades crónicas cuyo tratamiento exige un plan especial de alimentación (diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión, etc.). Esto empieza con realizar una compra adecuada priorizando hortalizas, verduras y frutas de temporada e intercalar alimentos de origen vegetal con los de más densidad energética como estrategia para reducir la aportación energética de los aperitivos y platos navideños", explica Carolina Pérez, doctora especialista en nutrición de las Unidades de Obesidad de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Torrevieja.

"Además, es importante de ingerir proteínas de carne, pescado y huevos en cantidades adecuadas porque en cantidades moderadas ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario y a evitar que el frío nos haga más vulnerables a gripes y resfriados. En relación a los mariscos es preferible optar por los que menos colesterol y ácido úrico aportan como son los de concha entre los que encuentran ostras, vieiras, almejas y berberechos y moderar el consumo de langosta, bogavante, langostino y gamba, y si lo hacemos, evitar acompañarlos de mayonesa y optar mejor por las vinagretas”, concluye.

8 consejos para una alimentación saludable en Navidad

Por su parte, la especialista en Endocrinología y Nutrición, Clara Navarro, de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Alicante, comparte una serie de recomendaciones:

  • Realizar todas las comidas principales del día, pero teniendo en cuenta que, si se va a hacer una comida o cena de celebración con la familia o amigos, reduciremos la ingesta calórica de las anteriores.
  • Cuidar las raciones y cocinar solo la cantidad que se va a comer el día de la celebración.
  • Preparar aperitivos ligeros antes de los platos fuertes.
  • Beber alcohol con moderación, para evitar la ingesta de calorías vacías.
  • Dar preferencia a los postres caseros o brochetas de frutas. En cuanto a los dulces navideños como el turrón o mazapán no excedernos de los 25 o 30 gramos.
  • Comer despacio, masticando la comida y disfrutando de la compañía de familiares o amigos, siendo conscientes de lo que comemos.
  • Beber al menos dos litros de agua o infusiones al día.
  • Aumentar el tiempo de ejercicio diario por ejemplo con caminatas más largas.