Deporte y Vida

SALUD

El estrés mental y la ira pueden agravar la insuficiencia cardíaca

El estrés mental y la ira pueden tener implicaciones clínicas para los pacientes con insuficiencia cardíaca, según un nuevo estudio liderado por investigadores de la prestigiosa Universidad de Yale (EEUU)

estrés, ira, salud, enfermedades cardiovasculares
as.com

Una nueva investigación liderada por expertos de la presitiosa Universidad de Yale (EEUU) sugiere que el estrés mental y la ira pueden tener implicaciones clínicas para los pacientes con insuficiencia cardíaca, una enfermedad cardiovascular potencialmente mortal en la que el corazón está dañado o debilitado y bombea una cantidad menor de sangre con cada contracción.

El estudio, publicado en el ‘Journal of Cardiac Failure’, analizó los datos de pacientes que tenían insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida y los investigadores evaluaron los efectos del estrés y la ira en la función diastólica, que describe la capacidad del corazón para relajarse y rellenarse entre las contracciones musculares y predice el riesgo de mortalidad.

Durante una semana, los participantes completaron cuestionarios diarios sobre sus experiencias de estrés, ira y emociones negativas en las 24 horas previas. Luego, los participantes completaron un protocolo estandarizado de ‘estrés mental’ en el que resolvieron problemas aritméticos desafiantes y describieron una experiencia estresante reciente. De este modo, para evaluar la función diastólica en reposo y durante la tarea de estrés se realizaron ecocardiogramas.

Tras cotejar los resultados, los investigadores detectaron una presión diastólica en reposo inicial peor en aquellos pacientes que informaron haber experimentado ira en la semana anterior al protocolo de estrés mental de laboratorio. Además, la mayoría de los pacientes mostraron cambios en la función diastólica provocados por el estrés, incluida la disminución de la relajación temprana y el aumento de la presión diastólica.

"El estrés mental es común en pacientes con insuficiencia cardíaca debido en parte a las complejidades del autocontrol de la enfermedad, el empeoramiento progresivo de las limitaciones funcionales y el frecuente empoeramiento de los síntomas y mayor frecuencia de hospitalizaciones", explica Kristie Harris, autora principal del trabajo y profesora de medicina cardiovascular en Yale.

"Los pacientes con estrés experimentan un curso de enfermedad más molesto y pesado con una peor calidad de vida y un mayor riesgo de eventos adversos"

Kristie Harris, investigadora

“Tenemos evidencia de que los pacientes que experimentan niveles crónicamente elevados de estrés experimentan un curso de enfermedad más molesto y pesado con una calidad de vida disminuida y un mayor riesgo de eventos adversos. Aclarar las vías conductuales y fisiológicas relevantes es especialmente importante en la era de la COVID-19, cuando los factores estresantes típicos de la insuficiencia cardíaca pueden agravarse aún más con los relacionados con la pandemia ”, añade Harris.

Hay que prestar más atención al estrés y la ira

"Los factores como el estrés mental y la ira a menudo no se reconocen y no se abordan", indica Matthew Burg, psicólogo clínico de Yale. "Este estudio contribuye a la extensa literatura que muestra que el estrés y la ira afectan los resultados clínicos de los pacientes con enfermedades cardíacas, agregando la insuficiencia cardíaca crónica a la lista que incluye la enfermedad cardíaca isquémica (arterias estrechas) y la enfermedad arrítmica", señala.

Burg añade que si bien se ha demostrado que el manejo del estrés y las técnicas relacionadas reducen el riesgo de eventos adversos entre los pacientes con cardiopatía isquémica (arterias estrechas), “se necesita investigaciones complementarias” para identificar los factores que aumentan la vulnerabilidad a los efectos del estrés en la insuficiencia cardíaca y para determinar si el manejo del estrés “puede mejorar los resultados de estos pacientes”.