Deporte y Vida

NUTRICIÓN

¿Qué alimentos interfieren en el efecto de los fármacos?

Un Trabajo de Fin de Grado de una alumna de Enfermería de la Universidad Católica de Ávila pone de manifiesto los efectos de la interacción entre alimentos y fármacos, que pueden ser negativas o positivas.

alimentos, fármacos, salud, nutrición
as.com

El estudio de la interacción entre alimentos y fármacos es un campo repleto de posibilidades. El envejecimiento de la población y el consiguiente aumento en el consumo de medicamentos hace que sea necesario profundizar en el conocimiento de las asociaciones que se producen en el campo de la nutrición.

Precisamente tal ha sido el objetivo de Sara Uceira, alumna de Enfermería de la Universidad Católica de Ávila, que en su Trabajo de Fin de Grado se ha centrado en una de las dos vertientes posibles de estudio. Y es que la interacción puede darse de dos formas distintas: cuando el fármaco actúa sobre el alimento alterando el efecto de los nutrientes que lo componen, y cuando los nutrientes del alimento modifican la acción del fármaco.

Y es el segundo supuesto el que ha centrado la investigación de Uceira, aunque en este caso cabe reseñar que no todas las interacciones que se producen son negativas, también las hay beneficiosas para el organismo.

Interacciones: principales conclusiones

  • En relación con el hierro, lo ideal para lograr una mayor absorción es consumir alimentos ricos en vitamina de C como la naranja, la ciruela o el mango.
  • La ingesta de estas frutas logra una mayor movilización de los depósitos de hierro y, al formar quelatos de bajo peso molecular, consigue que la absorción del hierro aumente.
  • Por contra, los lácteos interaccionan con el hierro disminuyendo su absorción.
  • Otra de las interacciones que afecta a numerosos pacientes es la que ejercen los alimentos ricos en vitamina K sobre los anticoagulantes orales.
  • Muchos pacientes acuden a sus médicos o enfermeras para hacerse un control del Índice Internacional Normalizado (INR) encontrándose valores desorbitados o muy bajos, lo que está directamente relacionado con la cantidad ingerida de lechuga u otros alimentos de hoja verde.
  • La elaboración una agenda de ingesta de alimentos ricos en vitamina K como la remolacha, espinacas, col rizada, lombarda, coles de Bruselas, coliflor o repollo sería recomendable para que, en función del resultado del INR se pueda adaptar el consumo de estos alimentos.
  • Otra interacción menos conocida es la que ejerce el regaliz sobre los antidepresivos. Y es que un consumo elevado puede provocar tensión alta e incluso crisis hipertensivas que llevan a ingreso por no poder controlarse. Estos pacientes, aun siendo tratados con la medicación correspondiente, al no cesar el consumo de regaliz en alguna de sus formas, provocan una interferencia con medicamentos.
  • El aguacate también es uno de esos alimentos que provocan interacciones en los medicamentos. Esta fruta, incluida actualmente en muchas dietas, reduce la absorción e índice el metabolismo de los anticoagulantes.

“Es de gran importancia que siempre que empecemos un nuevo tratamiento le demos la relevancia que tienen a las interacciones entre alimentos y fármacos, y consultemos a nuestros profesionales sanitarios de referencia sobre ellas para que nos guíen y podamos tomar nuestro tratamiento de la forma más adecuada posible”, concluye Uceira.