Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

¿Cómo mantener el tono físico en una situación de aislamiento hospitalario o domiciliario?

El Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco (COFPV) comparte una serie de recomendaciones para personas en situación de aislamiento en hospitales o domicilios, algo cada vez más habitual.

aislamiengto, domicilio, hospital, ejercicio físico, fitness, fisioterapia, coronaviurs
as.com

Lamentablemente, además de los numerosos casos repartidos por la geografía española a consecuencia de diversos tipos de dolencias, enfermedades y lesiones, el nuevo coronavirus ha venido a aumentar la cantidad de personas a las que se les recomienda como medida preventiva permanecer en situación de aislamiento en hospitales y domicilios para evitar más contagios.

Y el panorama, lejos de menguar, se complica en algunas comunidades autónomas. Y es en este punto en el que conviene no perder de vista un aspecto fundamental para la salud: la práctica de actividad física. Precisamente el Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco (COFPV), perteneciente a una de las zonas más afectadas de España por el nuevo coronavirus, comparte su preocupación en este sentido.

"Se relacionan los periodos prolongados de falta de movilidad con algunos problemas como la rigidez articular, la pérdida de fuerza muscular, problemas respiratorios...”

Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco

“Son muchos los estudios que relacionan los periodos prolongados de falta de movilidad y/o encamamiento con algunos problemas como la rigidez articular, la pérdida de fuerza muscular, problemas respiratorios, problemas circulatorios, estreñimiento, úlceras en la piel, falta de apetito y cambios en el estado mental (depresión, desorientación,...)”, afirma la institución colegial.

Por ello, el COFPV comparte una serie de recomendaciones de actividad física terapéutica para que todas las personas que se encuentran en situación de “limitación de movimiento”, ya sea por una patología previa o por la irrupción del nuevo coronavirus, de una manera ajustada a sus posibilidades y acorde a las indicaciones de los profesionales sanitarios, puedan mantenerse lo más activas posibles aun siendo limitado el espacio y los medios a su alcance.

Recomendaciones de actividad física terapéutica

  • No prolongar, más de lo necesario y habitual la permanencia en cama. Respetar en la medida de lo posible, horas de descanso nocturno y siesta.
  • Recuerda hidratarte bien y ajustar tu dieta y su contenido calórico (recuerda: menos actividad=menor consumo energético=menor necesidades calóricas)
  • Trabajar las cuatro capacidades físicas elementales, que son la flexibilidad, la velocidad, la resistencia y la fuerza.
  • Realizar ejercicios de alcance de movimiento activos de las cuatro extremidades, evitando aquellos que puedan desencadenar dolor y ajustados a su fatigabilidad.
  • Estando sentados movilizar los pies levantando y bajando las puntas, haciendo círculos o describiendo figuras de letras o números imaginarios en el aire, así como desplazar los brazos en diferentes direcciones y mover y estabilizar el tronco hacia delante y atrás y hacia los lados. Jugar a alcanzar y desplazar objetos, más o menos pesados, en torno a nuestra posición sentada.
  • Levantarse y sentarse desde una silla quince o veinte veces seguidas para no perder fuerza en las piernas y mejorar condicionamiento.
  • Si se puede caminar, hacerlo dentro de la habitación o entre los extremos alejados del domicilio durante, al menos, 5 minutos cada hora que el paciente esté levantado.
  • Si el espacio reducido no permite desplazamientos razonables, una buena alternativa es la “marcha simulada”, caminar en el sitio sin avanzar levantando las rodillas de forma alterna.
  • Utilizar un pequeño taburete estable, varios libros acumulados o cualquier otro objeto a modo de peldaño para simular el subir y bajar escaleras.
  • Para mantener el tono muscular en brazos, hacer unas flexiones sobre la pared. De pie frente a una pared, con los pies alejados de la misma, apoyarse en la pared con ambas manos y los codos flexionados y empujar la pared hasta extender los codos.
  • Mantener este mismo apoyo frente a la pared para subir y bajar ambos talones a la vez con las rodillas estiradas.
  • La práctica, si se conoce, de Pilates, Gimnasia Abdominal Hipopresiva, Yoga, etc.
  • Bailar puede aportar bienestar físico y mental: tono muscular, coordinación, equilibrio, mejora de resistencia cardiorrespiratoria entre otros.
  • Uso de ayudas técnicas y herramientas básicas de ejercicio como cintas elásticas, mancuernas, bicicletas estáticas, cintas de marcha, steps, etc.