Deporte y Vida

SALUD

La serpiente de cascabel como ayuda para paliar el dolor crónico

Una investigación descubre cómo rebajar la toxicidad del veneno del reptil para aprovechar la crotoxina con una función de analgésico duradero.

Una serpiente de cascabel.

No es la serpiente de cascabel un animal simpático para los seres humanos. Su aspecto, su siseo amenazador y la certeza de que su veneno es nocivo suelen poner en guardia a quienes se encuentran con el reptil. No obstante, un equipo de investigadores liderado por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Brasil ha encontrado una utilidad a su herramienta de defensa y ataques que puede ayudar en b o en mejorar la calidad de vida de quienes sufren la esclerosis múltiple.

Los venenos y las toxinas de los animales se han analizado siempre como una herramienta potencial como agentes terapéuticos para el tratamiento de una gran variedad de enfermedades. La novedad es que los científicos se fijaron en la crotoxina, el principal compuesto responsable de la alta toxicidad del veneno de Crotalus durissus terrificus. El problema de esta combinación química que sólo está presente en las serpientes de cascabel es que su alta toxicidad neutralizaba las posibilidades como analgésico que también acompañan a este veneno.

La solución de los científicos, publicada en 'Toxins', consistió en aislar unos y otros elementos encapsulando los componentes adecuados con partículas de sílice. "He estado estudiando crotoxina desde 2011. Los resultados son positivos en términos de su efecto analgésico, pero su toxicidad siempre ha sido una limitación. Usar sílice fue una gran idea. Esta es la primera vez que las dos moléculas se combinan", señaló Gisele Piccolo, asesora principal de la investigación.

Los experimentos con ratones fueron positivos. Se ajustaron los niveles de toxicidad peligrosos para encontrar las dosis adecuadas para tratar el dolor agudo y crónico en ratones. Tanto en una prueba como en otra, el efecto analgésico duró más cuando la crotoxina se combinó con sílice. En una de las pruebas, una dosis única fue suficiente para revertir la mayor sensibilidad a los estímulos dolorosos hasta 48 horas después de su administración. Gracias a la combinación molecular se permitió un aumento del 35% de la dosis de crotoxina, el factor clave del veneno que tiene limitada su aplicación medicinal debido a sus peligrosas toxinas. Lo bueno del componente procedente de la serpiente de cascabel es que una vez protegidos de la toxicidad se puede aplicar con un efecto analgésico que se aplica en varios puntos del organismo.

Mejor que los fármacos habituales

Se trata de un paso adelante en un terreno complicado. Por ahora, el tratamiento del dolor crónico es un difícil campo por explorar porque los analgésicos comunes (antiinflamatorios y opioides) no logran el efecto deseado. No ayudan tanto con el dolor crónico habitualmente está acompañado por síntomas como letargo, depresión y ansiedad que se suman al ya molesto daño en el cuerpo.

Todavía se necesitan más pruebas para aplicarse como fármaco en seres humanos. No obstante, los resultados con ratones han abierto la posibilidad a que se pueda ingerir por vía oral una solución que podría ser más duradera y efectiva que las actuales. Es más, los expertos han comenzado en paralelo otra investigación sobre el tratamiento de la esclerosis múltiple.