Deporte y Vida

SALUD

5 mujeres indispensables en la historia de los medicamentos

Superaron las trabas por no ser hombres, las trampas de otros investigadores y pusieron su grano de arena para que mejoraran las condiciones de la humanidad.

5 mujeres indispensables en la historia de los medicamentos

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, el Ministerio de Sanidad ha querido recordar a cinco mujeres que fueron importantes en el mundo de las medicinas. Los especialistas han puesto el ojo en Dorothy Crowfoot, Elizabeth Bugie Gregory, Pearl Louella Kendrik, Rosa Martín de Antonio y María Josefa Cerrato.

Dorothy Crowfoot recogió un testigo importante en la ciencia: el de la familia Curie. La británica (nacida en El Cairo) fue la tercera mujer en ser premiada con un Nobel. Recibió el galardón «por la determinación de la estructura de muchas sustancias biológicas mediante los rayos X». Coronó una difícil carrera en Oxford, donde sólo había una universitaria por cada nueve hombres. Antes de morir desveló la estructura tridimensional de numerosas e importantes biomoléculas que los químicos orgánicos como el colesterol, la penicilina, la vitamina B12 o la insulina.

Gracias a Elizabeth Bugie Gregory el poder de la tuberculosis dejó de aterrorizar a los humanos. Identificó la estreptomicina, un antibiótico efectivo contra la tubercolosis. Desgraciadamente para ella, su trabajo no fue registrado en la primera patente. Selman Waksman le dijo "algún día te casarás y tendrás familia" y retiró el nombre de la científica, así que el bioquímico se guardó todo el reconocimiento y consiguió el Nobel de Medicina por el descubrimiento hasta que años después le fue concedido un 0,2 % de la patente.

Pearl Louella Kendrik desarrolló la primera vacuna contras la tosferina con Grace Eldering, experta en salud pública, y Loney Gordon, química. La inyección en niños y niñas contribuyó a salvar vidas de una enfermedad que provocaba una sangría de muertes en el mundo. Además, la bacterióloga ayudó a extender los estándares oficiales de vacunas por todo el mundo. En la década de los años 20 morían 6.000 jóvenes cada año en Estados Unidos.

La tarea de Kendrik no terminó con la vacuna efectiva, sino que difundió sus conocimientos por todo el mundo compartiendo cultivos e investigaciones para ayudar a todos los científicos de la humanidad. Fue presidenta de la Sociedad Americana de Microbiología de Michigan y profesora del Departamento de Epidemiología de la Universidad de Michigan.

Españolas pioneras

En España es necesario destacar a Rosa Martín de Antonio, pionera en la universidad y propietaria de una farmacia en la calle Colón de Madrid. En el año 1924 dispuso de un laboratorio aledaño para sus tareas de farmacéutica. Allí anotó varios medicamentos de importancia: el vino tónico 'Nuria', la forma sólida 'Vagitol' o los sellos 'Kalikol, el jarabe A. Thos y tres composiciones de los polvos Alcaxán (simple, belladonado y carminativo).Terminó sus días exiliada a Venezuela por el avance de las tropas franquistas, ya que estaba afiliada al Partido Republicano Radical Socialista. Además de su trabajo en la farmacia (gestionado con su hermana), fue maestra.

La primera mujer en colegiarse como farmacéutica en España fue Elvira Moragas Cantarero (Lillo (Toledo), 1881 - Madrid, 1936). La primera veterinaria reconocida en España (y tercera en Europa) fue María Josefa Cerrato, quien ingresó en 1925 en la Escuela Especial de Veterinaria de Córdoba. Consiguió un permiso especial del Ministerio de Instrucción Pública porque la carrera estaba vetada a las mujeres.