Deporte y Vida

SALUD

Sestrina, la proteína que puede reemplazar el ejercicio

Los científicos de la Universidad de Michigan consideran que la controladora del envejecimiento podría ayudar a modelar un cuerpo atlético sin gimnasios.

Una mujer remolonea en la cama.
Lenin Estrada Unsplash

Hace unos años se acunó en España un termino despectivo de inspiración deportiva: el 'sillónball'. Básicamente representaba a todos aquellos amantes del deporte que realmente eran fanáticos de las retransmisiones deportivas y prisioneros de sus sofás. Por sus ojos se movían miles de atletas y eso era lo más cercano a la actividad física que iban a estar. Quizás aquellos estén de suerte porque los investigadores de la Universidad de Michigan han descubierto que una proteína, la sestrina, puede ofrecer beneficios similares para el cuerpo.

El hallazgo de los científicos, publicado en la revista Nature, se enfoca en una familia de proteínas inducibles por ejercicio llamada sestrina descubierta en 2010 por científicos de la Universidad de San Diego. Se trata de un innhibidor natural del envejecimiento y de patologías asociadas a la edad que actúa como controlador entre el envejecimiento y el metabolismo.

Los investigadores de Michigan han encontrado que la evolución del ser humano ha proporcionado a estos componentes la mediación de los beneficios del ejercicio. Es decir, que sin sestrina no habrá cuerpos musculados, fondistas o superatletas porque es el factor que desencadena los beneficios metabólicos del ejercicio y la mejora de la resistencia. Por el contrario, el manejo de esta proteína podría imitar los efectos del ejercicio y, según los científicos, esto "sugiere que podría ser un efecto importante del metabolismo del ejercicio".

Ejercicio sin efectos en el cuerpo

Los experimentos con moscas y ratones demostraron que "con la sobreexpresión" de la proteína el cuerpo imitaba muchos de los efectos del entrenamiento físico. De hecho, los insectos mejoraron en sus registros de carrera y rendimiento en una cinta de correr simulada en el laboratorio con tubos de ensayo. Incluso las moscas que no habían entrenado habían mejorado su rendimiento. En cambio, los sujetos que desarrollaron su entrenamiento físico en el laboratorio con deficiencia de sestrina "no mejoraron su metabolismo ni aumentaron la resistencia incluso después del entrenamiento físico". Los ratones a los que se retiró la sestrina que habían ejecutado rutinas de actividad física no habían mejorado su capacidad aeróbica ni su respiración ni habían quemado grasas. De nada les sirvió el ejercicio porque el metabolismo no registró sus tareas.

Con las evidencias del estudio, en la Universidad de Michigan son muy optimistas: "Demostramos que el papel de la sestrina en la mediación del ejercicio, el aumento de la resistencia física y la mejora del metabolismo está altamente conservado en todo el reino animal. Por lo tanto, puede servir como una molécula terapéutica prometedora para obtener beneficios similares al ejercicio, como mejorar la movilidad y el metabolismo".

Estudio de sestrina en España

Una de las posibles aplicaciones ha llegado desde la Universidad Pompeu Fabra con la doctora Pura Muñoz-Cánoves como líder del equipo. Sus investigaciones han permitido atisbar que se puede prevenir la atrofia de un músculo inmovilizado.

Ahora, los amantes del 'sillónball' sólo tienen que aguardar a tratamientos de sestrina para que sin moverse de casa puedan lucir cuerpos como los de sus admirados ídolos. Parece ciencia-ficción pero en el laboratorio abren una puerta a la esperanza de unos futuros suplementos. "No son moléculas pequeñas, pero estamos trabajando para encontrar moduladores de moléculas pequeñas de sestrina", avanzó el doctor Jun Hee Lee, uno de los miembros del departamento de Fisiología Molecular e Integral de la Universidad de Michigan que formó parte del estudio.