Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

Propósitos de año nuevo: ¿Cómo cumplirlos?

Los expertos ofrecen varias pautas para lograr esos cambios deseados que se desvanecen si no hay compromiso y un sistema que recompense el esfuerzo.

Un hombre salta con alegría.
Ed Gregory Freejpg

Durante la primera semana de enero los gimnasios esperan un aluvión de solicitudes y preparan sus cartas. En los primeros días del año las consultas de nutricionistas reciben más llamadas y la lista de espera aumenta. Cuando llegan los propósitos de año se disparan las solicitudes sobre información, vida saludable y todo aquello que parece bueno. El problema de las buenas intenciones llega cuando semanas o meses después todo desaparece sin dejar rastro. ¿Hay alguna manera de conseguir mantener y cumplir la lista de propósitos de año nuevo? Los psicólogos creen que sí gracias a un par de trucos.

Pautas para cambiar un hábito aconsejadas por los expertos en Medicina de Nemours:

  • Motivarse y mantener la motivación.
  • Primero, fíjate un objetivo.
  • Sé específico.
  • Sé realista.
  • Escríbelo.
  • Fragméntalo en objetivos parciales.
  • Comprueba tus progresos.
  • Búscate un compañero.

Bernadette Melnyk, decana del Colegio de Enfermería del Estado Ohio, ha recopilado un par de consejos para evitar el abandono. El primero de ellos coincide con casi todos los expertos: acortar plazos, no establecer fechas demasiado lejanas que contribuirán al desánimo. Según la experta estadounidense, lo mejor es optar por una meta muy específica y realista a 30 días vista. Así, la recompensa estará pronto y las objetivos más claros. Si el fin es lograr algo de lo que se necesita un mayor plazo, aconseja fragmentar el objetivo principal en otros más pequeños porque adaptarse al cambio será más fácil si son pasos en lugar de zancadas. Escribir una lista con las intenciones y fechas ayudará a la hora de ir tachando.

Hay que ser paciente y un día de freno o de marcha atrás no puede ser el apocalipsis. A veces hay que lidiar con inconvenientes inesperados. Volver atrás es factible porque cambiar un hábito puede suponer de 30 a 60 días de trabajo. Para una nueva rutina no basta con un nuevo uniforme. «Muchas resoluciones fallan porque la gente lo intenta demasiado, demasiado rápido», alerta la experta.

Se puede empezar cualquier día

Otro truco para convencer a la voluntad es establecer un calendario para sentirse satisfecho y animado al ir alcanzando las pequeñas cimas. Hay un sistema llamado Healthy Monday Reset (El reinicio saludable del lunes) que podría popularizarse en España. ¿Por qué no elegir un día en concreto de la semana para despegar? «Si piensas en la resolución de Año Nuevo, eliges un día al año para comenzar los cambios y si te caes del carro, esperas a otro año. Pero con el lunes tienes 52 oportunidades en un año. Si te quedas corto una semana, siempre hay una oportunidad a la vuelta de la esquina, por lo que no tienes que esperar tanto para hacer un cambio», explica Ron Hernández, el director gerente de The Monday Campaigns y uno de los impulsores de la propuesta.

El sacrificio será más sencillo si se involucra a alguien como apoyo. Un pequeño mensaje de texto o una gesto en redes sociales dispararán las endorfinas y las ganas de seguir adelante. «Poder contar con alguien que comparte tu objetivo puede marcar la diferencia cuando te falle la voluntad –como cuando tengas que levantarte para correr a primera hora de la mañana. Si no estás obteniendo el apoyo y los ánimos que necesitas de la gente que te rodea, tal vez necesites tomarte un respiro de una amistad en concreto y rodearte de personas que quieran ayudarte a alcanzar tu objetivo», señalan en sus consejos para adolescentes en Teens Health. Si camina de la mano con otras personas también será saludable y reforzará la voluntad. Al informar de los progresos también se desarrolla un sentido a la tarea y se recogen los frutos del esfuerzo al tiempo que se recopilan.

Visualizar el triunfo

Existe otra manera de animarse a cumplir los propósitos de año nuevo relacionada con la psicología deportiva. Para mantener una aptitud positiva, Melnyk aconseja visualizar no sólo el objetivo conseguido, sino también la celebración del triunfo.

Gracias a estas pautas de propósitos de año nuevo es posible que en diciembre sea un habitual del gimnasio, haya conseguido dejar de fumar después de varios año, haya aprendido a comer sano gracias a un nutricionista o por fin desarrolle esa vida saludable que deseaba. Si no es así no tiene que esperar al año nuevo, basta con elegir una fecha, comprometerse y empezar.