Deporte y Vida

FIESTAS

Las 24 Nocheviejas más originales: de las bolas de fuego escocesas a los lunares filipinos

Repaso de las tradiciones singulares en torno al año nuevo: de los juegos bielorrusos para encontrar marido a las fiestas en los cementerios de Chile.

Desfile de antorchas en Edimburgo, una singular celebración de Nochevieja para recibir al año nuevo.

El paso al año nuevo es la excusa para diferenes tradiciones de Nochevieja en el mundo. Las supersticiones tratan de atraer la prosperidad económica, el amor o la salud. Algunas de estas costumbres son tan singulares como saltar desde un punto alto de la casa o arrojar cubos de agua por la ventana. Quienes no se conforman con los fuegos artificiales construyen sus propias bolas de fuego. Otros deciden celebrar el paso al año nuevo con sus desaparecidos en cementerios. En general, se trata de purificarse y superar el año limpios para ser más receptivos con lo que llega. No todas las fiestas del 31 de diciembre tienen que ser con cotillón, photocall y macrofiesta. La decoración y los accesorios no serán lo más importante (o sí). En todo el planeta hay alternativas para ir con amigos o en solitario a sorprenderse. Son las nocheviejas más originales.

Los lunares de Filipinas

El ganador de la clasificación de la montaña del Tour de Francia podría pasar por el hombre más afortunado del mundo en la Nochevieja de Filipinas. En las islas es tradicional añadir todas las prendas posibles con lunares. ¿Por qué? Algunas teorías dicen que semejan a las formas de las monedas y apelan al clásico «dinero llama a dinero». El último paso necesario es que estas prendas tengan bolsillos para llenar de monedas (redondas siempre) que se harán sonar como campanas cuando llegue el Año Nuevo (nombre español de la fiesta que todavía permanece en el archipiélago aisático). La locura ha llegado a asimilar que hay que rodearse de objetos redondos, incluida la comida del día.

Otra tradición filipina consiste en dejar las ventanas abiertas para dejar entrar al nuevo año y salir al viejo. Según la superstición, si se rompe una ventana o una puerta ese día es señal de malos augurios.

Las bolas de fuego escocesas

Los escoceses se encienden por estas fechas. La fiesta del 'Hogmanay' en Stonehaven y otras localidades es un espectáculo. Los vecinos juntan material inflamable con periódicos y trapos viejos para formar bolas de 20 centímetros de diámetro. Cuando suena la última campanada prenden las bolas y comienza un peculiar desfile con gente balanceando bolas de fuego. Las que no se apagan al final del desfile terminan en el mar. Un día antes hay un desfile de antorchas en Edimburgo para ir calentando el ambiente.

En Argentina se quema un muñeco de trapo que simboliza todo lo malo, en Ecuador se prende fuego a un espantapájaros y en Panamá hay unas particulares fallas con figuras de gente conocida.

Mucho menos peligrosa es la otra tradición de los escoceses aunque más supersticiosa. Aquel con quien se encuentren por primera vez en las calles tras la medianoche les enseñará su futuro. Sólo tienen que saber leer sus facciones.

Juegos Olímpicos para encontrar marido en Bielorrusia

Las mujeres de Bielorrusia participan en una suerte de juegos tradicionales. El más curioso es el que sitúa a las solteras junto a un montón de maíz para ver cuál elige un gallo. La superstición dice que la elegida se casará en el año que llega. Otro consiste en que una mujer casada esconde una pieza de pan y un anillo. Las amigas solteras deben buscar uno de los dos. La tradición dice que quien encuentra el pan se casa con un hombre rico y quien localiza el anillo con un hombre guapo.

Romper platos y saltar en Dinamarca

La no tan habitual costumbre griega de romper platos (ouzeria) como augurio de felicidad conyugal tienen un extraño paralelismo en Dinamarca. En el país nórdico era tradición guardar la vajilla que se había quedado vieja para romperla en el umbral de la casa de los amigos. Como los helenos, era una señal de abundancia; una manera de decir 'tenemos tantos platos que podemos romperlos'. Actualmente es una costumbre en desuso en la tierra de los antiguos vikingos, pero tienen otra más curiosa: saltar desde un punto alto de la casa con el año nuevo (habitualmente es el sofá o una silla para evitar lesiones).

Cubos de agua en Puerto Rico

La tradición de Nochevieja en Puerto Rico es candidata a la más limpia del planeta. Los boricuas celebran el año nuevo arrojando agua por la ventana con cubos. Simboliza la limpieza para el nuevo año y deshacerse de los problemas precedentes. Al menos es menos peligrosa que la tradición italiana y sudafricana de desprenderse de los trastos viejos al lanzarlos por la ventana en año nuevo. Afortunadamente, los europeos han abandonado esta peligrosa superstición para los viandantes.

De cementerios chilenos

En Talca (Chile) hay una tradición 'reciente' de 40 años que consiste en pasar el umbral entre el año viejo y el nuevo en un cementerio. A las 23:15 h se abren las puertas del camposanto y entran a celebrar quienes lo deseen (aproximadamente 3.000 personas el año pasado). Todo empezó cuando un funcionario del cementerio decidió recibir el año nuevo junto a su padre, que había fallecido. De su idea surgió una costumbre cada vez más popular que se ha extendido a otras localidades chilenas.

Feliz año, queridas vacas belgas

En algunas zonas rurales de Bélgica quieren garantizarse que sea un buen año. La costumbre dice que los granjeros bendecirán a sus vacas y así conseguirán una próspera temporada de su ganado.

La suerte cambia de color

En España vestir ropa de color rojo al entrar en año nuevo suele asociarse con un buen año de amor, mientras que en Argentina prefieren que sea de color rosa, en Colombia que sea amarilla y en Perú repiten el amarillo pero la prenda debe llevarse del revés. En México es a gusto del consumidor: si quieren dinero y suerte es el momento del amarillo, si quieren amor tiene que ser rojo. En Turquía también suelen optar por el rojo para la suerte. En Brasil la tradición es vestir de blanco en general y, a ser posible, bañarse en la playa aprovechando que es verano. En Portugal se lleva el azul en la ropa interior para despedir el año.

Las 108 campanadas de Japón

En Japón la tradición de las uvas con cada campanada podría colapsar los servicios de emergencia. La razón es que en los templos budistas se extienden hasta las 108 campanadas porque en la tradición nipona (Joya no kane) representan los pecados. Al recordar los males al comienzo de año se purifica el alma y se comienza con limpieza y buenos propósitos en año naciente.

Con maletas para viajar

Una creencia peculiar es la que señala que colocar las maletas en el umbral de la suerte llama a viajes durante el año. En Colombia y en México el ritual requiere de un poco de movimiento porque para que se cumpla el 'deseo' se debe dar una vuelta a la manzana con la maleta hecha.

Un extraño con carbón, pan y sal en Reino Unido

Los británicos invitan a un extraño a su casa como símbolo de comida, dinero y calor (sí, en el Reino Unido el tiempo con sol es un deseo). No parece fácil el ritual, puesto que debe ser un desconocido que entre por la puerta trasera con carbón, pan y sal. Es augurio de buena suerte, así que se evitará que sea un rubio o un pelirrojo porque la superstición dice que son gafes.

En Sudáfrica se celebra dos veces

Los sudafricanos no parecen tener suficiente con las fiestas de Nochevieja. El día 2 de enero celebran un carnaval espectacular (Tweede Nuwe Jaar). El verano austral ayuda a celebraciones en las calles con baile, comida y música.

Bañarse en el Mar del Norte

En diversos puntos de España es tradicional participar en pruebas de travesía de agua. Con un tono a medias entre lo festivo y la competición se remojan. En los Países Bajos son más atrevidos. Algunas ciudades costeras organizan pruebas de saltos y natación en el helado Mar del Norte. Los del interior envían a los valientes a canales y lagos en un espectáculo con gran audiencia en televisión.

¿12 uvas? Mejor 12 platos estonios

En Estonia no se quedan con hambre en Año Nuevo. La tradición manda comer siete, nueve o doce veces para ganar fuerza para los siguientes 365 días. Lo que se sobra se ofrece a los espíritus.

A golpes y el huevo de Perú

Antes de que 'El club de la lucha' popularizara extraños combates purificadores los quechuas tenían el Takanakuy (palabra que significa «golpearse entre sí»). Del 25 de diciembre al 6 de enero se zanjan las riñas del año a puñetazos. Se reúnen en una zona del pueblo con una gran espacio, alguien sale al centro y reta a otro. Si el desafío es aceptado comienza un combate a puños y patadas. Las peleas no suelen durar más de tres minutos y, para sorpresa de extraños, suelen acabar con el abrazo de los dos contendientes. Según algunos investigadores, la agresiva tradición tiene su raíz en la costumbre de los conquistadores españoles de hacer pelear a sus esclavos por Navidad. Hoy se visten con máscaras de lana, botas, animales disecados y los ánimos llegan con cantos de gallo.

En algunas zonas de Perú también se coloca un huevo entero debajo de la cama en la medianoche. Al día siguiente se observa el dibujo que ha dejado el huevo (si se ha roto) para interpretar el futuro. En Alemania y Austria interpretan el futuro vertiendo plomo sobre otro líquido.

Regalos y deseos bebidos en Rusia

La Nochevieja es una fecha de ilusión para los niños rusos. Es el momento de la llegada del Abuelo de las Nieves (Ded Moroz), una leyenda eslava que reparte regalos en la despedida del año. Lo normal es que se pida a los niños que canten o reciten un poema, pero si llama a la puerta no es difícil sospechar que lleva algún presente. Esta tradición estuvo a punto de desaparecer durante la época soviética pero se recuperó a finales del siglo XX.

Los adultos tienen otra tradición. Escriben un deseo en un papel, lo queman y lo guardan en una copa de la que beberán (con el papel quemado).

Lentejas por monedas

Los italianos sostienen que su costumbre de cenar lentejas está conectada con la Antigua Roma. La leyenda dice que cada lenteja se convertirá en una moneda de oro al día siguiente.

Los rumanos tienen una variante. Lanzan monedas al río como si fuera la Fontana de Trevi. En Bolivia las monedas se introducen en una tarta especial para que, como con el roscón de reyes, quien lo encuentre sea afortunado durante el año.

Nigeria, baile de máscaras

La mayor fiesta de Año Nuevo en Nigeria es de disfraces. La particularidad es que todos llevan máscaras y nadie se la puede quitar durante la fiesta porque supuestamente protegen la mente, el cuerpo y el alma de los malos espíritus.

En algunas zonas de Rumanía se visten completamente de osos para celebrar y también auyentar a los malos espíritus.

El beso de año nuevo

Una de las tradiciones más conocidas en el mundo es la de besarse con el nuevo año en Estados Unidos. En Hollywood ha dado tanto juego que puede servir como punto de partida, final o clave de una película. Se supone que garantiza el amor para todo el año, pero... ¿qué dirían de esto Chandler y Joey tras su particular beso en la primera temporada de 'Friends'? Lo que no debe confundirse es con el beso bajo el muérdago, puesto que esto es tradicional en Nochebuena (también relacionado con el amor) de tradición anglosajona. No obstante, en Francia sí hay muérdago en Nochevieja y se relaciona con el matrimonio.

Un helado en el suelo en Suiza

No es que los suizos se vuelvan torpes con la Nochevieja, es que su particular tradición consiste en dejar caer un helado al suelo. Es un símbolo de abundancia. Si puedes deshacerte de un helado es porque tienes una vida sin apuros económicos.

Que la fiesta no pare en Camboya

En Camboya superan el récord de jornada festiva. El año nuevo se celebra entre el 12 y el 14 de abril del calendario gregoriano. Con tanto tiempo la agenda es muy completa. El primer día conmemora la llegada de la llegada de Dios y sus ángeles, el segundo se dedica a repartir regalos y el tercero depende de las costumbres locales de cada región. En algunos casos se bañan las estatuas que representan a Buda. Entre las tradiciones de esta zona asiática están rociar el rostro de otros con agua o mojar con agua de colores para desear una vida colorida y alegre. En Tailandia comparten tradiciones y son muy similares, aunque con la particularidad de que los tailandeses a veces emplean polvos de talco para bendecir y colorear a los agraciados.

Liberar una zarigüella en EE UU

En Carolina del Norte (Estados Unidos) tienen una tradición emparentada con la liberación. En la localidad de Brasstown buscan una zarigüella para encerrarla en una jaula de plástico y liberarla con el año nuevo con una cuenta atrás de todo el pueblo.

Los primeros, con ollas

En Nueva Zelanda son de los primeros en recibir al año nuevo. ¿Qué hacen? Sacan todo lo que pueda hacer mucho ruido y montan jaleo. Las ollas suelen ser los instrumentos 'musicales' preferidos.

La singularidad de Sri Lanka

El Sri Lanka el año nuevo se celebra en abril. Pero esa no es su singularidad. La tradición marca hacer limpieza en casa y darse un baño de hierbas antes de las clásicas reuniones familiares para comer.