Deporte y Vida

SALUD

El esperma es extremadamente sensible a la dieta

Un estudio de la Universidad de Linkoping asocia cambios rápidos y sustanciales en los epermatozoides al incrementar el azúcar en las comidas habituales.

Cuerda y tampón simulando espermatozoides.

Hace décadas que los científicos se preguntan sobre la relación entre la obesidad y la peor calidad del esperma. La posible relación es una cuestión que afecta cada vez a una mayor parte de la población y la creciente infertilidad es una cuestión médica y social. Un estudio de la Universidad de Linkoping parece haber dado un paso más allá en la obvia relación entre la dieta parental y el esperma.

La investigación publicada en la revista 'PLOS Biology' señala que «el esperma humano es extremadamente sensible a los cambios en la dieta». Según los especialistas suecos, sus experimentos demostraron que los espermatozoides humanos son «muy sensibles al flujo de nutrientes, tanto en términos de motilidad de los espermatozoides como de cambios en el tsRNA». 

El equipo liderado por Daniel Nätt y Unn Kugelberg escogió a un grupo 15 jóvenes sanos no fumadores. Después de una semanas de dieta sana, según los estándares escandinavos, introdujeron azúcar en su dieta de manera notable (un 50 % más) los siete días siguientes. Los cambios en los espermatozoides fueron inmediatos. «En el transcurso de una intervención dietética de dos semanas, en la que introdujimos por primera vez una dieta saludable seguida de una dieta rica en azúcar, la motilidad de los espermatozoides aumentó y se estabilizó en niveles altos», explican. La motilidad es uno de los aspectos que determinan la fertilidad del esperma y de ahí la importancia de los resultados. También los fragmentos de ARN de los espermatozoides se modificaron.

Recomendaciones del Instituto Médico Europeo de la Obesidad para mejorar la fertilidad

  • Frutas (antioxidantes)
  • Verduras (antioxidantes)
  • Nueces (omega 3)
  • Pescado azul (omega 3)
  • Lácteos (calcio)
  • Proteínas animales (hierro)
  • Cereales integrales (ácido fólico)
  • Legumbres (ácido fólico)
  • Frutos secos (contribuye a la producción de testosterona)
  • Frutos secos (selenio)

«El estudio muestra que la motilidad de los espermatozoides se puede cambiar en un período corto y parece estar estrechamente relacionada con la dieta. Esto tiene importantes implicaciones clínicas, pero no podemos decir si fue el azúcar el que causó el efecto, ya que puede ser un componente de la dieta saludable básica que tiene un efecto positivo en el esperma», reconoció con cautela Anita Öst, una de las investigadoras.

Otra investigación precedente había señalado la relación entre la baja testosterona y los alto niveles de azúcar con una modificación de apenas cincos horas. Ahora, invitan a otros investigadores a unirse en las pruebas de existencias de una relación entre la fertilidad masculina y los fragmentos de ARN en los espermatozoides.