Deporte y Vida

FOLCLORE

7 tradiciones y costumbres navideñas curiosas que te sorprenderán

La Navidad es una época del año que comparte muchas similitudes independientemente del lugar en el que se celebre, aunque en función de la tradición y la cultura, existen particularidades.

navidad, nochebuena, tradiciones, cultura, folclore
Stefan Klauke

Una de las festividades del año más esperadas por muchos es la Navidad. Ya sea por su profunda tradición religiosa o por su trascendencia cultural, lo cierto es que durante esta época las celebraciones están a la orden del día y salpican unas fechas entreñables para pasar en compañía de los seres más queridos.

Así pues, a lo largo y ancho del globo terráqueo se celebra la Navidad con ilusión, pero con particularidades en función de dónde nos encontremos que tienen mucho que ver con el folclore, mitos o leyendas de cada país o cultura. Por ese motivo, compartimos algunas de las tradiciones y costumbres navideñas más curiosas y sorprendetes del mundo. Al menos desde nuestra perspectiva, claro está.

Pohutukawa: el árbol de Navidad neozelandés

Mientras en buena parte del mundo la Navidad se celebra bajo unas condiciones climatológicas adversas, Nueva Zelanada, ubicada en el hemisferio sur, goza de la radiante fuerza del verano. Y en esa época florece el pohutukawa, el denminado árbol de Navidad neozelandés muy ligado a la cultura maorí, regalando a quienes tienen la suerte de contemplarlo unas brillantes flores carmesí que lo cubren por completo.

El Pohutukawa es un árbol de indudable belleza.

Los jóvenes Yule

El folclore islandés, muy asociado a la mitología nórdica y vikinga, se ha encargado de que los jóvenes Yule (jólasveinarnir o jólasveinar), 13 en total, tengan un papel preponderante en las Navidades como la versión islandesa de Santa Claus. Su número ha variado con el tiempo, pero en la actualidad se considera que son trece y su función no es otra que colocar recompensas o castigos en los zapatos de los niños durante las últimas trece noches antes de Nochebuena.

La Befana

Si en Islandia son unos muchachos traviesos los encargados de visitar a los más pequeños, en Italia La Befana, una anciana con aspecto de bruja pero de fondo afable y bondadoso, se encarga de repartir dulces (o carbón) para los niños durate la epifanía, festividad religiosa que se celebra el día 6 de enero, en la que los cristianos conmemoran la adoración de Jesús por los Reyes Magos y su aparición y manifestación al mundo.

Los japoneses se van al KFC

Es curioso hasta qué punto tiene importancia apoderarse del relato. En este caso la cadena de comida rápida Kentacky Fried Chicken realizó una campaña en la década de 1970 en la que el propio Coronel Sanders, vestido de Papa Noel, comía pollo bajo el lema ‘Kentucky para Navidad’. Y se hizo tan popular y ha perdurado tanto en el tiempo que Japón, a pesar de que la celebración de la Navidad es residual, sus habitantes forman largas colas en Nochebuena para degustar el preciado ingrediente estrella de la marca estadounidense.

Krampus: la némesis de San Nicolás

Principalmente en Austria, aunque también en algunas zonas alpinas, si eres niño más te vale portarte bien porque de lo contrario tendrás que lidiar con la figura del Krampus, una criatura con apariencia demoníaca que amedrenta, castiga e incluso se lleva a los niños durante la Navidad, en contraste con San Nicolás. El Krampus suele ser una figura disuasoria muy recurrente entre los padres que quieren meter en cintura a sus hijos. Normal.

La casa de Santa Claus

Si alguna vez te has perguntado dónde vive Papá Noél, la respuesta hay que buscarla muy al norte de Eurpoa, concretamente en la Laponia finlandesa, donde Santa Claus tiene su residencia en un complejo (Santa Claus Village ) cercano a la ciudad de Rovaniemi, capital de la región. Durante la Navidad es habitual que los habitantes de Finlandia le visiten, aunque también es habitual cruzarse con legiones de turistas. Hecho que Santa Claus aprovecha para hacer caja porque, además de su residencia, hay restaurante, oficina postal y tienda de suvenires. Y si quieres hacerte una foto con él, también tendrás que rascarte el bolsillo. De alguna manera tiene que sufragar tanto regalo.

Santa Claus recibe a sus visitantes en su casa cerca de Rovaniemi.

La no Navidad de Corea del Norte

Desde 2016, Corea del Norte engrosó la lista de países que no celebran oficalmente la Navidad. No es que exista una prohibición explícita, simplemente Kim Jong-un, el líder norcoreano, decidió invitar a los cristianos del país a homenajear a su abuela Kim Jong-suk, que nació en diciembre de 1919, por su condición de ‘Sagrada Madre de la Revolución’. Si además tenemos en cuenta que censuró los símbolos religiosos o las reuniones relacionadas con el alcohol, música o cualquier tipo de entretenimiento que incita a reunirse, no es de extrañar que la Navidad pase de puntillas por Corea del Norte.