Deporte y Vida

HÁBITOS DE CONSUMO

Cómo maridar el cava y el champagne durante las fiestas navideñas

En el marco de un consumo moderado de alcohol, tanto el cava como el champagne se presentan como alternativas a tener en cuenta para acompañar los menús de festividades como Nochebuena, Navidad o Nochevieja.

cava, champagne, salud, nutrición, bebidas, navidad, celebraciones, maridar, maridaje
as.com

Si atendemos a una cuestión estrictamente relacionada con la salud, lo más recomendable durante la Navidad, y en general durante el resto del año, es evitar el consumo de alcohol o que éste sea modedaro. Pero a nadie se le escapa el hecho de que en las principales festividades navideñas, lo habitual es acompañar los manjares más típicos de estas fechas con una cerveza o una copa de vino.

La Fundación Española del Corazón (FEC) asegura que, dejando a un lado los casos concretos en los que hay que evitar el consumo de vino (embarazadas, niños y adolescentes, pacientes con diabetes, cardiopatías graves o con algunas arritmias y las personas que toman algunos medicamentos), y no podemos olvidar que cava y champagne son al final vinos espumosos, se puede decir que un vasito de vino al día puede ser cardiosaludable.

"Según la Asociación Americana del Corazón (AHA), numerosos estudios científicos han abordado durante las últimas décadas el consumo moderado de alcohol y su asociación con el menor número de muertes por enfermedades del corazón en ciertos núcleos de población. La mayoría de las investigaciones sugieren que los beneficios pueden deberse al consumo de vino, especialmente el tinto, una bebida rica en flavonoides (que proporcionan un efecto vasodilatador, beneficioso para las arterias), taninos y polifenoles (presentes en las semillas y la piel de la uva), que funcionan como antioxidantes contra las moléculas conocidas como radicales libres. El resveratrol, otra sustancia presente en el vino, también podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre", explica la FEC.

Como hemos comentado, tanto la cerveza como el vino están entre las bebidas más recurrentes pero no podemos obviar la existencia de otras opciones que tradicionalmente se han reservado para el momento del brindis: el cava y el champagne. Sin embargo, en los últimos tiempos la tendencia está cambiando y cada vez son más quienes deciden consumir estas bebidas durante la comida, por su capacidad de maridaje, a su acidez acidez natural, que refresca el paladar, y su carácter no invasivo.

10 consejos para maridar cava y champagne

En este sentido, lo primero que se debe tener en cuenta es que el champagne suele ser algo más dulce que el cava, que tiene un sabor más ligero y afrutado, aunque gracias a Delivinos podemos elegir la mejor opción que se adapte a nuestras necesidades garcias a los 10 consejos que comparte para maridar cava y champagne correctamente.

  • Hay que tener en cuenta si se quiere hacer un maridaje por contraste, que busca el equilibrio entre sabores de distinta intensidad, o maridaje por complementación, en el que se buscan las similitudes para armonizar los sabores.
  • La expresión “Dosage” (literalmente “dosificación”), se refiere al proceso de adición de azúcar en el vino. Los espumosos se clasifican en base a esto y por ello existe una gran variedad de donde elegir.
  • El queso es el mejor aliado de los espumosos, ya que aumentan en boca la sensación refrescante, potenciando los efectos agradables del queso y del propio espumoso.
  • Los aperitivos de cualquier tipo, desde canapés y hojaldres, hasta ostras o jamón ibérico, combinan perfecto con un espumoso a la temperatura adecuada. Siempre va a ser la mejor manera de empezar la noche.
  • La dificultad de maridar ensaladas, reside en lo cambiantes que son sus ingredientes. Aquellas ensaladas que tengan fruta, combinaran perfecto con un espumoso. Existe también una amplia gama de vinagres, que también se enriquecerán con estas bebidas.
  • Los pescados y mariscos, así como los arroces, reclaman un espumoso afrutado, con un punto de acidez que les aporte un toque de frescor. Una buena elección puede crear la pareja perfecta.
  • Maridar espumosos con carne es un poco más complicado, la mejor opción es un rosado de maceración o un espumoso con más cuerpo o amplitud. Un truco de los expertos es que, si no consigues maridar la proteína, observes la guarnición.
  • Siempre elegir comidas poco condimentadas. El champagne no se debe tomar nunca con alcachofas, ya que, dejan un sabor metálico en la boca, debido a la cinarina. Tampoco se recomiendan comidas picantes o muy especiadas. Si este es el caso y tu comida es picante, hay que elegir un espumoso muy dulce.
  • Es verdad, los postres combinan a la perfección con cava o champagne, pero siempre en sus variedades menos dulces, e intentando alejarse del chocolate, ya que la acidez de los espumosos no va bien con el amargor de éste.