Deporte y Vida

FITNESS

John Boyega, de niño a superatleta en Star Wars

El actor británico de 'El ascenso de Skywalker' ha trabajado en el gimnasio especialmente los bíceps y la espalda para presentar un personaje más físico

De izquierda a derecha: Boyega en 'Attack the Block', en el gimnasio y en una película de Star Wars.

Cuando los extraterrestres quisieron invadir el Bloque John Boyega (Londres, 17 de marzo de 1992) era un adolescente delgado que casi podía pasar por niño. Hoy, el británico es un fornido superatleta que se enfrenta a las tropas imperiales en las últimas películas de Star Wars gracias a un plan de entrenamiento exigente y a una dieta severa que sólo rompió con los dulces que le regalaba Carrie Fischer (la princesa Leia).

El cambio radical de Boyega comenzó durante el rodaje de 'Star Wars: los últimos jedi'. Para la fecha de estreno de la película (2017) las espaldas del joven que mide 1,75 se habían fortalecido y ensanchado hasta darle la apariencia fornida que necesitaba la película. Según el británico, el régimen era muy duro y aprendió a no comer comida basura. Solo logró hacer trampas durante el rodaje gracias a Carrie Fischer, quien le proveía a escondidas los dulces prohibidos.

Las rutinas de entrenamiento de John Boyega

Ver esta publicación en Instagram

VIII

Una publicación compartida de John Boyega (@johnboyega) el

El salto definitivo lo dio para la película que se estrena esta semana, 'Star Wars: El ascenso de Skywalker'. El director J. J. Abrams quería un Finn (su personaje en las nuevas películas de La Guerra de las Galaxias) más físico. Boyega empezó a ir más al gimnasio, en ocasiones con Oscar Isaac, para fortalecer especialmente los bíceps y la espalda. El británico hijo de nigerianos acudió a las órdenes de su entrenador personal tres o cinco veces semanales, según le permitiera el rodaje (o su búsqueda del guion perdido y casi subastado en internet). Tres días estaban dedicados especialmente al levantamiento de peso. Sus rutinas de entrenamiento incluían alzar peso muerto, carreras en una cinta de correr inclinada para simular una cuesta, series de 20 repeticiones de press de banca (con 8 o 12 flexiones entre cada serie) o ejercicios de cardio en un campo de fútbol americano.

En esa nueva rutina de ejercicios lo novedoso era incluir las clásicas sesiones de manejo de espada láser que deben seguir obligatoriamente todos los actores de 'Star Wars' que se precien de ser protagonistas. Boyega asegura que aquello le enseñó a mejorar su equilibrio y agresividad desde que cogió los primeros palos para simular combates hasta que llegaron las escenas de acción.

De niño a hombre fornido

El efecto es visible si se observa a Boyega en las imágenes de su cuenta de Instagram y se le compara con el chaval de la comedia 'Attack The Block'. Pero también lo es cuando se observan las escenas de carreras en el desierto con pesados trajes. Según ha revelado su compañera, Daisy Ridley, aquellas jornadas de rodaje en el desierto de Abu Dabi necesitaron de una preparación física previa intensa. Cuando llegaron allí lo necesitaron. «¡Daisy! ¡John! ¡Más rápido! ¡Más intenso!», recuerda John que le decían constantemente entre planos mientras ambos trataban de recuperar el aliento.

El trabajo físico de Boyega (apellido que significa 'la corona viene con alegría') también le trajo nuevas ofertas de trabajo para películas de acción. En 2014 estuvo a un paso de ser Eggsy en 'Kingsman: Servicio secreto' y ya ha sido protagonista en 'Pacific Rim: Insurrección'.