Deporte y Vida

FITNESS

Quienes practican CrossFit se lesionan menos que los 'runners'

Las zonas con más problemas físicos para los deportistas en las sesiones en el 'box' suelen ser el hombro y la zona baja lumbar.

Entrenamiento en un gimnasio de CrossFit.
Victor Freitas Unsplash

El CrossFit es una actividad joven de la que todavía hay pocas referencias a largo plazo. Por ello, un estudio brasileño ha investigado cuáles son sus lesiones más habituales y si son más frecuentes o graves que en otros deportes. Para satisfacción de quienes practican esta disciplina del fitness, la comparación sale a ganar respecto a los corredores urbanos y es similar a la de los halterófilos y gimnastas de modalidades olímpicas.

El informe de los especialistas de Sao Paulo resuelve parcialmente una incógnita de quienes acuden al 'box' por primera vez. Ante sus ojos se suceden ejercicios de lo más variopinto y original, rutinas adquiridas de otros deportes y un ejercicio físico que habitualmente apuesta por la intensidad. Habitualmente, los buenos instructores suelen calmar los ánimos al adaptar las exigencias al debutante y, según los datos, esto también ha conseguido que las lesiones no sean muy frecuentes entre los novatos.

Los registros de más de 400 deportistas de CrossFit en Brasil reflejan que los lesionados en sesiones son menores (3,3 por cada mil horas) respecto a los 'runners' (7,7), una cifra cotejada con la de otros estudios. Por contextualizar, el deporte del 'box' cuenta con una incidencia similar a la de la halterofilia o la gimnasia artística.

Lesiones en los hombros y la zona lumbar baja

Según los estudios, la mayor parte de las lesiones practicando CrossFit se deben a los movimientos durante los ejercicios. Esto se traduce principalmente en problemas en el hombro y en la zona baja lumbar, también similares a los levantadores de peso y gimnastas de modalidades olímpicas. La localización de las lesiones permite a los practicantes prevenir lesiones porque saben que son las dos zonas del cuerpo más afectadas. A ello se suma la confirmación de que no es un deporte que cause problemas físicos graves con frecuencia. Según los datos de los practicantes de CrossFit en Sao Paulo, hubo un predominio de lesiones leves y moderadas (89,1 %) y solo el 2,6 % de las lesiones requirieron intervención quirúrgica.

Otro factor que ayuda al desarrollo físico saludable es que aprender bien la técnica y desarrollar buenos hábitos es beneficioso hasta que llegan las pruebas profesionales. La probabilidad de lesión aumenta a medida que aumenta el período de práctica y el nivel de competencia de los atletas. Para satisfacción de sus practicantes, el informe concluye también que hay menos probabilidades de lesionarse cuando se está empezando. El 82 % de las lesiones se producen después del primer año de práctica y hay cinco veces más opciones de lesionarse entre los veteranos que entre los novatos. Además, las competiciones presentan un mayor riesgo de lesiones debido a la necesidad de superar los límites. De hecho, el la investigación destaca que «se puede inferir que los atletas de nivel competitivo tienden a sufrir más lesiones que los atletas recreativos y los principiantes». Otro aspecto destacado es que no hay diferencias significativas en los promedios de lesionados entre hombres y mujeres ni entre jóvenes y deportistas de avanzada edad.

Los investigadores apuntan en la prevención de lesiones a la profesionalidad de los instructores y al ambiente de seguridad del 'box'. «Los entrenadores físicos experimentados deberían ayudar A quienes practican CrossFit en la adaptación del programa de ejercicios. Y el programa de entrenamientos debería ser designado de manera individual considerando el nivel de acondicionamiento y otras limitaciones del practicante», recomienda el estudio. Al mismo tiempo, los expertos insisten con su recomendación de vigilar los hombros y la zona lumbar por ser los lugares más comunes de lesión en el Crossfit.