Deporte y Vida

OBESIDAD

La nueva vida del ex hombre más obeso del mundo: ha perdido 334 kilos en 3 años

El mexicano Juan Pedro Franco llegó a ser considerado el hombre más obeso del mundo tras alcanzar un peso de 595 kilos, pero después de tres años de tratamiento ha logrado perder 334 kg y empezar una nueva vida.

salud, obesidad, juan pedro franco, dietas, cirugía, ejercicio físico
Gastric Bypass Méxixo / EFE

Juan Pedro Franco (35) llegó a ser considerado el hombre más obeso del mundo. De hecho, este mexicano consiguió en diciembre de 2016 el récord Guinness que le acreditaba como tal al dar en la báscula un peso de 595 kilos. Una anécdota que no enmascaraba una preocupante realidad: su vida corría peligro. La obesidad mórbida acompañada por un cuadro de diabetes, hipertensión arterial y enfermedad pulmonar obstructiva crónica dibujaban un panorama nada halagüeño que había que afrontar.

Tres años después, tras un largo camino en el que se ha tenido que someter a tres cirugías (manga gástrica, bypass gástrico y banda gástrica), la última hace un año, además de a un estricto control dietético y programas específicos de ejercicio físico, Juan Pedro Franco ha perdido 334 kg y su condición de hombre récord. Ahora pesa 260 kg y puede realizar labores cotidianas, como caminar o darse una ducha sin asistencia, con las que hace unos años solo podía soñar.

"Es algo fenomenal. Hoy fue el primer día que me baño de pie y solo, y estaba un poco preocupado de cómo iba a hacerlo, pero salió bien y ahí vamos poco a poco sorteando cosas que a lo mejor para la gente es normal: bañarse, ir por un vaso con agua, ir al baño o caminar hasta la esquina. Para mi es un logro de vida", explícó recientemente en una entrevista.

El mexicano Juan Pedro Franco y el medico José Antonio Castañeda.

La historia de Juan Pedro Franco es la de un hombre que lleva luchando por su vida un par de décadas. Con 17 años, este meixcano originario de la ciudad de Aguascalientes, sufrió un accidente que le postró en cama y su predisposición genética hizo el resto: engordó hasta el punto de no poder moverse. Pero no se rindió y buscó la ayuda de profesionales, como el bariatra José Antonio Castañeda, a la postre responsable de todos sus avances.

“Con respecto a su salud, actualmente mantiene controladas todas sus patologías, ha disminuido la cantidad de medicamentos que consume y ya no requiere un tanque de oxígeno para respirar bien. Su movilidad ha avanzado mucho también desde su última intervención quirúrgica y ya no requiere el uso de un andador para caminar”, explica el especialista.

Objetivo 150 kilos

Pero su lucha no ha terminado ya que todavía debe someterse a una cirugía para retirar la piel flácida que ha ido quedando en su cuerpo y que le ayudará a caminar todavía con más agilidad. Se estima que este nuevo procedimiento quirúrgico puede ayudarle a perder hasta 80 kilos más, lo que le situaría mucho más cerca del objetivo marcadao desde un principio: llegar a los 150 kilos.

"Lo más difícil es lidiar con uno mismo, a veces uno amanece frustrado, enojado y desesperado porque quieres que todo fuera rápido, pero eso no se puede”, explica Juan Pedro Franco que, con una renovada ilusión, comienza a pensar como cualquier persona.

"Cuando termine mi tratamiento quizá haga un viaje o dos, conocer algún lugar, conocer personas para contarles mi historia, y así animarlas para que vean que perder peso es posible si luchamos por ello", concluye.