Deporte y Vida

SALUD

Si estás embarazada, no olvides tomar vitamina D

La vitamina D controla varios procesos extraesqueléticos, incluyendo el control de la fecundación y el desarrollo embrionario durante las primeras semanas del embarazo.

vitamina D embarazo
as.com

La importancia de la vitamina D para la fecundación y el inicio de embarazo se conoce desde hace apenas un año. “La concentración óptima de vitamina D en la sangre debe ser superior a 30 ng / ml, sin embargo, más de la mitad de las mujeres españolas en edad de procrear no alcanza este nivel”, explica el doctor Jan Tesarik.

Además de sus efectos sobre el metabolismo de calcio y la salud ósea, la vitamina D controla varios procesos extraesqueléticos, incluyendo el control de la fecundación y el desarrollo embrionario durante las primeras semanas del embarazo.

La importancia de la vitamina D en el embarazo

De hecho, diferentes estudios han demostrado que la importancia de la vitamina D se extiende más allá, como es su papel en la prevención de diabetes gestacional, una complicación relativamente frecuente de embarazo.

“Está claro que para conseguir embarazo y evitar su pérdida por aborto espontáneo o enfermedades asociadas con el embarazo, es aconsejable controlar la concentración de la vitamina D en la sangre, y corregir niveles bajos, a lo largo del mismo”.

Hasta hace muy poco la vitamina D se consideraba importante sólo para el desarrollo de los huesos del bebé. Sin embargo, hoy sabemos que tiene un papel relevante para el inicio del embarazo, su continuación y la prevención de complicaciones asociadas con el embarazo a lo largo de su desarrollo.

“Es muy importante evaluar la concentración de la vitamina D en la sangre en todas mujeres que desean quedar embarazadas, y seguir controlando y corrigiendo, en su caso, estos niveles durante el embarazo para prevenir abortos espontáneos y enfermedades que pueden poner en riesgo la vida y la salud de la madre y de su futuro bebé”, concluye el doctor Tesarik, de la Clínica MarGen.