Deporte y Vida

SALUD

Analizan la resilencia de los nacidos prematuramente y su salud en la edad adulta

Un estudio ha analizado hasta qué punto es común que las personas nacidas prematuramente se conviertan en adultos sin afecciones de salud importantes, como asma, hipertensión, diabetes o epilepsia.

bebé, prematuros, salud, enfermedades
as.com

Un estudio a cargo de investigadores de Mount Sinai (EEUU) concluye que es probable que la mayoría de las personas nacidas prematuramente sobrevivan hasta la edad adulta sin desarrollar enfermedades o afecciones crónicas importantes como asma, hipertensión, diabetes y otras patologías, aunque los resultados se basan en un análisis observacional y no puede establecerse por tanto causalidad.

"Este estudio proporciona las primeras estimaciones basadas en la población de la prevalencia de supervivencia sin grandes comorbilidades en adultos nacidos prematuramente. Además refleja no solo los avances en el tratamiento que se han producido en los últimos 50 años, sino también la aparente resistencia de las personas que sobrevivieron a un parto prematuro para mantener una buena salud. Si bien los resultados son prometedores, exigen una mayor investigación para identificar los factores protectores que posibilitan esta circunstancia ", explica Casey Crump, autor del trabajo publicado en la revista 'JAMA'.

El equipo de Crump analizó datos de más de 2.5 millones de personas en Suecia que nacieron entre 1973 y 1997, a los que se les realizó un seguimiento hasta 2015. De este grupo, el 55 por ciento de los prematuros (una edad gestacional menor de 37 semanas), y el 22 por ciento de los nacidos extremadamente prematuros (una edad gestacional de 22 a 27 semanas), no presentaban grandes comorbilidades entre los 18 y los 43 años, en comparación con el 63 por ciento de las personas que nacieron a término (un edad gestacional de 39 a 41 semanas).

Igual en hombres y mujeres

Los resultados fueron similares entre los hombres y las mujeres y son independientes del año de nacimiento y otros factores perinatales o maternos. Además, los análisis entre hermanos sugirieron que la prevalencia de supervivencia sin comorbilidades no se debía a factores genéticos o ambientales compartidos en las familias. Las limitaciones del estudio incluyen el hecho de que los datos clínicos detallados no estaban disponibles para validar las condiciones de salud y se necesita un seguimiento más prolongado para examinar los resultados después de los 43 años.

Estudios previos sobre las consecuencias a largo plazo para la salud del parto prematuro se han centrado casi por completo en resultados adversos específicos, ya sean físicos, mentales o sociales. Dichos estudios han informado que las personas nacidas prematuramente tienen un mayor riesgo de trastornos cardiometabólicos, respiratorios y neuropsiquiátricos; adversidad social; y mortalidad prematura en adultos jóvenes. Los posibles resultados positivos o indicadores de resiliencia rara vez se han evaluado.