Deporte y Vida

PREMIO NOBEL DE MEDICINA 2019

William Kaelin, Peter Ratcliffe y Gregg Semenza, galardonados con el Nobel de Medicina 2019

El Instituto Karolinska ha anunciado los galardonados con el Premio Nobel de Medicina, que este año premia por los descubrimientos sobre cómo las células perciben y se adaptan a la disponibilidad de oxígeno.

premio nobel de medicina 2019, salud, medicina, oxígeno, Sir Peter J. Ratcliffe, Gregg L. Semenza, William G. Kaelin.
TT NEWS AGENCY REUTERS

Los investigadores William Kaelin, Peter Ratcliffe y Gregg Semenza han sido galardonados con el Premio Nobel de Medicina 2019, según ha hecho público el Instituto Karolinska de Suecia. Los tres científicos han sido reconocidos por sus descubrimientos sobre cómo las células perciben y se adaptan a la disponibilidad de oxígeno.

Si en la edición del año pasado los investigadores James P. Allison y Tasuku Honjo, llamados los 'padres’ de la inmunoterapia contra el cáncer, obtuvieron un reconocimiento mundial por sus descubrimientos sobre de la terapia contra el cáncer mediante la inhibición de la regulación inmune negativa, en ésta los nuevos galardonados han sido distinguidos por identificar la maquinaria molecular que regula la actividad de los genes en respuesta a niveles variables de oxígeno.

Los descubrimientos fundamentales de los premios Nobel de este año revelaron el mecanismo de uno de los procesos adaptativos más esenciales de la vida. Establecieron las bases para la comprensión de cómo los niveles de oxígeno afectan el metabolismo celular y la función fisiológica. Sus descubrimientos también han allanado el camino para nuevas y prometedoras estrategias para combatir la anemia, el cáncer y muchas otras enfermedades.

Oxígeno: el eje de sus hallazgos

El oxígeno es esencial para la vida animal: es utilizado por las mitocondrias presentes en prácticamente todas las células animales para convertir los alimentos en energía útil. Durante la evolución, se desarrollaron mecanismos para garantizar un suministro suficiente de oxígeno a los tejidos y las células. Y gracias al trabajo innovador de estos premios Nobel, se sabe mucho más sobre cómo los diferentes niveles de oxígeno regulan los procesos fisiológicos fundamentales:

  • La detección de oxígeno permite a las células adaptar su metabolismo a niveles bajos de oxígeno: por ejemplo, en nuestros músculos durante el ejercicio intenso.
  • Otros ejemplos de procesos adaptativos controlados por la detección de oxígeno incluyen la generación de nuevos vasos sanguíneos y la producción de glóbulos rojos.
  • Nuestro sistema inmunológico y muchas otras funciones fisiológicas también se ajustan mediante la maquinaria de detección del oxígeno
  • Incluso se ha demostrado que la detección de oxígeno es esencial durante el desarrollo fetal para controlar la formación normal de vasos sanguíneos y el desarrollo de placenta.
  • La detección de oxígeno es fundamental para una gran cantidad de enfermedades. Por ejemplo, los pacientes con insuficiencia renal crónica a menudo sufren de anemia severa debido a la disminución de la expresión de la hormona eritropoyetina (EPO), producida por células en el riñón y esencial para controlar la formación de glóbulos rojos.
  • La maquinaria regulada por oxígeno también tiene un papel importante en el cáncer, ya que en los tumores se utiliza para estimular la formación de vasos sanguíneos y remodelar el metabolismo para la proliferación efectiva de células cancerosas.

Tres investigadores de prestigio

  • Nacido en 1957 en Nueva York, Kaelin es especialista en medicina interna y oncología, ejerce en la Universidad de Harvard (EEUU) y ha centrado sus investigaciones en el estudio de los genes supresores en los tumores y en las funciones normales de las proteínas.
  • Semenza, nacido también en Nueva York en 1956, es catedrático de pediatría, oncología radioterápica y ciencias de la radiación molecular, química biológica, medicina y oncología. Desde 2003 es el Director del Programa de Investigación Vascular en Instituto John Hopkins de Ingeniería Celular.
  • El nefrólogo Ratcliffe, nacido en Lancashire en 1954 y adscrito a la Universidad de Oxford, ha logrado establecer que tanto en las células humanas como en la del resto de los animales existe un sistema que mide y canaliza el suministro de oxígeno.