Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

Facilitación social: el motivo por el que comes hasta un 48% más en reuniones sociales

Una investigación de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) trata de explicar por qué comemos más cuando estamos con amigos y familiares en eventos sociales que cuando cenan solos.

cenar, nutrición, salud, reuniones sociales, facilitación social, dietas
as.com

Martes. Una ensalada, una parrillada de verduras, un bocadillo, unas piezas de fruta o una crema. Sábado. Aperitivos, entrantes, primer y segundo plato, y postre, bien regado todo con alcohol. No es lo mismo cenar solo que en compañía y este fenómeno, según una nueva investigación de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) tiene nombre: ‘facilitación social’.

Los expertos han evaluado para llegar a esta conclusión 42 estudios existentes sobre la comida social y han encontrado una explicación en nuestros ancestros. Y es que los antiguos cazadores recolectores compartían alimentos porque protegía contra los períodos de inseguridad alimentaria y creen que este mecanismo de supervivencia aún podría persistir hoy en día, además de que ayuda a fortalecer los lazos sociales.

Los resultados del trabajo, publicado en el ‘American Journal of Clinical Nutrition’, indican que las personas comen más con amigos y familiares porque comer con los demás es más agradable y una mejor recompensa de la alimentación social podría aumentar el consumo. Además, las normas sociales pueden permiten comer en exceso en compañía, pero es una actitud censurable si se come solo. Algunos estudios anteriores han cifrado esta diferencia en un 48 por ciento más. Casi el doble. Que no es poco.

Eso sí, los investigadores hallaron una diferencia cuando la reunión social es entre conocidos o extraños. “Existen pruebas contundentes de que las personas comen más cuando cenan con amigos y familiares que cuando están solas. Auqnue este efecto de facilitación social en la alimentación no se observó a través de estudios que analizaron la ingesta de alimentos entre personas con lazos débiles”, explica la doctora Helen Ruddock, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Birmingham.

"La gente quiere transmitir impresiones positivas a los extraños. Seleccionar pequeñas porciones puede proporcionar un medio para hacerlo y puede ser la razón por la cual la facilitación social de comer es menos pronunciada entre los grupos de extraños", añade.

Comportamiento con ramificaciones

Un comportamiento que tiene más ramificaciones según la principal autora del estudio. “A menudo seleccionamos qué comemos y su cantidad en función del tipo de impresión que queremos transmitir sobre nosotros mismos. Algo que se produce por ejemplo en mujeres que comen con hombres, y viceversa, que desean impresionar y para personas con obesidad que desean evitar ser juzgadas por comer en exceso", concluye.