Deporte y Vida

MEDIO AMBIENTE

La Antártida ha perdido capa de hielo en los últimos 15 años

Según investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares, el permafrost de la Antártida ha subido de temperatura, pasando de -4,-3 grados a -1 grado en la actualidad.

antartida
NICHOLAS BAYOU, UNAVCO Europa Press

Investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH) llevan más de 25 años estudiando los suelos congelados de la Antártida, los últimos 14 de forma permanente monitorizando la temperatura del suelo en diversos puntos de las Shetland del Sur, han dado la voz de alerta con las conclusiones de sus trabajos: la Antártida se derrite.

Y es que el permafrost de la Antártida, el suelo que estaba congelado, ha subido de temperatura, pasando de -4,-3 grados a -1 grado hoy en día. En el momento en que estos suelos se descongelen, el hielo que hay se derretirá y pasará a incrementar la masa de agua que genera el aumento del nivel del mar a escala global.

Las consecuencias de la desaparición de permafrost

  • contribuye a un incremento del nivel del mar en diferentes puntos del mundo, siendo desigual en algunas partes y con consecuencias aún desconocidas
  • cambio de salinidad en todo el mundo, ya que al añadir agua dulce del hielo, es probable que algunas especies no puedan vivir en ese cambio de condiciones en el mar
  • cuando la materia orgánica se descongele, se iniciarán los procesos naturales de descomposición, con las consecuencias imprevistas que puede ocasiones no sólo en la zona más cercana, sino en la fauna y flora y, por ende, en los humanos
  • se emitirán a la atmósfera gases de efecto invernadero como el CO2 y el metano, contribuyendo al calentamiento de la atmósfera, un dato importante que afectará a las migraciones de las aves y a cómo respondemos como especie ante esa situación
  • se podrían liberar virus y bacterias que vivieron en la Tierra hace miles de años, que tal vez podrían revivir y para los que podríamos no estar preparados. La capa de hielo protegía, como si el tiempo se hubiera detenido, microorganismos que no sabemos ni cómo afectan, ni cómo son, ni cómo se comportan. Una incertidumbre compleja.