Deporte y Vida

SALUD

9 hábitos para mantener un cerebro más sano

En la semana del cuidado del cerebro te contamos las pautas más saludables para proteger este órgano tan importante y dotarle de los mejores hábitos de salud.

cerebro
COLOURBOX Europa Press

Con motivo de la semana del cerebro que se inicia hoy, desde la Sociedad Española de Neurología quieren que pongamos en práctica una serie de consejos para mantener nuestra salud de la manera más óptima.

El deterioro cognitivo llega con la edad, y a veces antes por diferentes enfermedades, pero intentar ralentizarlo, o ser capaz de tener herramientas sencillas para potenciar la conexión neuronal, es algo fundamental en el día a día.

9 hábitos para tener un cerebro sano

  • Realizar actividades que estimulen la actividad cerebral: leer, escribir, bailar, escuchar música, participar en juegos de mesa, realizar actividades manuales, acudir a eventos cultuales, resolver crucigramas, aprender un nuevo idioma, viajar, conversar…
  • Potenciar las relaciones sociales, hay que evitar el aislamiento social, participar en actividades de grupo, colaborar en algún voluntariado, viajar con otras personas...
  • Evitar el estrés y tener una actitud positiva frente a la vida. La risa puede ser el mejor aliado, de la misma manera que pedir ayuda para salir de una depresión es objetivo prioritario si es la situación.
  • Practicar ejercicio físico, ya sea moderado de forma regular para evitar el sedentarismo. Bien sea mediante un deporte individual, como nadar, o realizando paseos diarios de al menos 30 minutos, o apuntándose a algún equipo amateur.
  • Llevar una dieta equilibrada para evitar el sobrepeso. La dieta mediterránea tradicional es la ideal para el cerebro, porque es baja en azúcares refinados y en grasas saturadas, además de ser rica en verduras, frutas y pescados. Tampoco se recomienda abusar de la sal. El abuso de la comida tampoco es la solución a nada, es una felicidad pasajera y ficticia.
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas. No son solución a nada, más bien refugio donde esconderse.
  • Dormir bien, un descanso de calidad, y con una duración adecuada, que puede variar dependiendo de la actividad diaria entre las 6 y las 9 horas.
  • Controlar los factores de riesgo vascular, como la tensión arterial, la diabetes o la hiperglucemia. La hipertensión es el principal factor de riesgo de enfermedades cerebrovasculares como el ictus, pero también para otras muchas enfermedades neurológicas. Acudir al médico de manera regular ayuda a mantener una vida saludable.
  • Proteger el cerebro contra las agresiones físicas del exterior mediante la utilización del casco o del cinturón de seguridad. Debes prevenir las consecuencias de los accidentes, especialmente los laborales y los de tráfico. Pero también en deportes de contacto, como rugby, fútbol americano, boxeo, esquí...