Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Ir caminando al colegio es la asignatura pendiente de los niños (y sus padres)

La Asociación Española de Pediatría (AEP) asegura que casi el 65 por ciento del ejercicio recomendado en los niños podría alcanzarse con ese simple gesto, lo que ayudaría a combatir los datos de obesidad.

ejercicio físico, niños, obesidad, colegio, salud
as.com

Ir caminando al colegio y volver a casa sin necesidad de utilizar el coche o el transporte público, el equivalente a 1 kilómetro en total, supondría el 65 por ciento del ejercicio recomendado en los niños en edad escolar, según la Asociación Española de Pediatría (AEC). Un gesto sencillo que ayudaría a combatir los preocupantes datos de sobrepeso (23%) y obesidad (18%) de los alumnos. Y es que andar es una práctica sencilla, útil y asequible que ofrece innumerables beneficios para la salud de los niños a nivel físico y mental. Y también para el medio ambiente.

El problema es que no en todos los casos es posible por cuestiones como las distancias en algunas grandes ciudades, aunque partimos de la base de que por zona corresponden centros que no deben estar alejados, o traslados en entornos rurales que necesitan sí o sí del transporte escolar. Obstáculos que pueden evitar que los niños cumplan una recomendación que beneficia enormemente su salud y que puede resumirse en estos 5 puntos:

  • Aumenta la autoestima y la concentración. Mejora las habilidades cognitivas y reduce el riesgo de depresión y ansiedad. Además, favorece el riego sanguíne cerebral y la creación de nuevas conexiones neuronales.
  • Reduce el riesgo cardiovascular. Aumenta el tono muscular y contribuye a mejorar la estabilidad de la marcha de los niños. Se asocia con una mejor aptitud física y cardiorrespiratoria.
  • Previene la obesidad. Ayuda a reducir el índice de masa corporal a través del incremento del gasto calórico.
  • Potencia las relaciones familiares y con la comunidad. Favorece los momentos de encuentro entre padres e hijos, fomenta el establecimiento de nuevas amistades y potencia el sentimiento de pertenencia al grupo.
  • Mejora el medio ambiente urbano. Reduce el uso del coche, por tanto la emisión de CO2. Los niños son más vulnerables a la contaminación atmosférica urbana (CAU) por respirar mayores volúmenes de aire por kilo de peso que los alumnos.

Además, caminar al colegio durante un curso escolar durante unos 20 minutos incrementa:

  • Un 11% la resistencia de la columna lumbar.
  • Un 8% la flexibilidad.
  • Un 69% el equilibrio
  • Un 13 por ciento la aptitud cardiocirculatoria

De igual forma, es tan válido ir al colegio andando como en bicicleta, patines o monopatín. Todo forma parte del denominado transporte activo.