Deporte y Vida

SALUD

Vuelta al cole: cómo evitar el recurrente problema del dolor de espalda

En España, las dolencias de la espalda son excepcionales antes de los 6 años, pero su frecuencia comienza a aumentar a partir de los 10 por lo que es necesario acometer una serie de medidas para combatirlo.

salud, dolor de espalda, colegio, curso escolar, niños, espalda, salud, lesiones, dolor
as.com

Con el curso escolar 2019-2020 a punto de arrancar en toda España, un debate recurrente vuelve a hacerse un hueco en la actualidad: el dolor de espalda a edades tempranas. En España, las dolencias de la espalda son excepcionales antes de los 6 años, pero su frecuencia comienza a aumentar a partir de los 10. Entre los 13 y 15 años ya las han padecido el 51% de los chicos y el 69% de las chicas, y a partir de esa edad su frecuencia es similar a la de los adultos. Por tanto, es entre los 6 y los 10 años cuando los niños deben adquirir los hábitos que les ayuden a prevenirlas y reducir su impacto.

El inicio de las clases, con niños y niñas llevando mochilas que en ocasiones parecen ser más grandes y pesadas que los propios portadores, obliga a reflexionar sobre la conveniencia de determinadas costumbres y situaciones demasiado arraigadas a pesar de que se ha demostrado ampliamente su perjuicio.

11 consejos para evitar el dolor de espalda

Por ello, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y la Red Española de Investigaciones en Dolencias de la Espalda (REIDE), comparten una serie de recomendaciones tanto en el ámbito escolar como fuera de él:

  • El peso de la mochila del colegio no debe superar el 10 por ciento del peso corporal del niño, sin embargo, al menos un tercio de los escolares supera ese límite.
  • La mochila idónea es la que posee ruedas y evita llevar el peso sobre los hombros y espalda.
  • Si esta opción tampoco es posible, la mochila debe situarse tan cerca del cuerpo como pueda y sujeta con un cinturón de manera que no se balancee.
  • Adaptar a fascículos los libros de texto.
  • Uso de tablets y taquillas en el colegio.
  • Adecuación del mobiliario escolar a la altura real de cada niño.
  • La práctica de ejercicio físico es la medida más eficaz para prevenir las dolencias de la espalda.
  • Incorporar ese hábito a la vida cotidiana, en edades tempranas, y no considerarlo una obligación más del horario escolar, sino algo propio del ocio familiar.
  • Evitar el sedentarismo que provoca el mundo digital.
  • El reposo en cama es contraproducente, ya que a partir de 48 horas de reposo en cama se pierde el tono muscular y se reduce la circulación de sangre, lo que se asocia a una mayor duración del episodio y aumenta el riesgo de que el dolor se repita.
  • Mantener el mayor grado de actividad que el dolor permita interrumpiendo sólo aquellas actividades concretas que desencadenen el dolor o aumenten su intensidad.