Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

Cómo prevenir el síndrome postvacacional y evitar cuadros depresivos

Es un trastorno desadaptativo que se caracteriza por apatía, irritabilidad y abatimiento intenso cuando quien lo sufre debe regresar de nuevo a la rutina después de un periodo de descanso.

salud, psicología, síndrome postvacacional, trabajo, vacaciones
as.com

Se acaban las vacaciones y se nos viene el mundo encima. El final de un periodo de descanso prolongado y la vuelta a la rutina provoca el denominado síndrome postvacacional, un ‘trastorno desadaptativo’ que se caracteriza principalmente por un estado de apatía, irritabilidad y abatimiento intenso para el cual muchas veces no tenemos explicación. Pero la hay.

"Se acaban los periodos vacacionales y comienza una carrera de fondo entre trabajo, escuela y gestión estricta de horarios y rutinas. Es en estos momentos cuando algunas personas experimentan una serie de síntomas, entre ellos un abatimiento intenso y una desgana por la tarea", explica la doctora Mercedes Gómez Crespo, especialista del servicio de psicología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla Gómez Crespo, que indica que este trastorno se puede presentar a cualquier edad, aunque se da con más frecuencia en personas entre 30 y 45 años.

En determinados casos, el síndrome postvacaional puede derivar en estrés o depresión si se prolonga durante más de un mes, según indica la doctora Paloma Alonso-Stuyck, profesora de Psicología en la Universidad Internacional de Cataluña.

Lo más habitual es que el trastorno vaya de dos o tres días a dos o tres semanas, aunque en casos más graves puede durar más de un mes, sobre todo cuando se añaden otras circunstancias personales. Si sucede esto, sería necesario acudir a un psicólogo.

Cómo evitar el síndrome postvacacional

Para evitar en la mayor medida posible estos estados generados por el síndrome postvacacional, la doctora Gómez Crespo recomienda:

  • Hacer ejercicio físico, ya que se segregan endorfinas, que es una hormona reguladora del estado de ánimo positivo, que aporta bienestar al cuerpo y a la mente y ayuda a mejorar nuestra salud.
  • Una dieta equilibrada rica en triptófanos -pollo, queso, huevo o legumbres, entre otros- ayudará a aumentar los niveles de serotonina como precursora de una hormona, que es la melatonina, fundamental para conciliar el sueño y regular los estados emocionales.
  • El síndrome postvacacional también puede afectar a los adultos con la vuelta al cole de sus hijos. Para estos casos, se recomienda que se realice alguna actividad fuera de casa durante las horas en la que los niños están en el colegio.
  • Realizar durante todo el año actividades placenteras con familia y amigos.
  • De igual forma es importante llevar una dieta equilibrada, una actividad física moderada y una buena higiene del sueño.
  • Tratar en la medida de lo posible ver el lado positivo de nuestras ocupaciones, teniendo una actitud optimista y favoreciendo dicha actitud en los demás es otra buena forma de anticiparse a los posibles problemas.