Deporte y Vida

SALUD

Tomar dos o más refrescos al día, vinculado con un mayor riesgo de muerte

Una investigación a cargo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer concluye la ingesta habitual de refrescos con azúcar o edulcorados tiene importantes implicaciones para la salud.

refrescos, educlorados, azucarados, azúcar, edulcorantes, salud, riesgo de muerte, enfermedades
as.com

Vaya por delante que se trata de un estudio observacional y como tal no puede establecerse causalidad, pero lleva el sello de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), institución dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que obliga a no tomar a la ligera las conclusiones de una investigación que vuelve a poner a los refrescos, con azúcar o edulcorados, en el ojo del huracán.

Y es que los resultados de la investigación, publicada en ‘JAMA Internal Medicine', indican que consumir dos o más refrescos al día, tanto los que contienen azúcar como los edulcorados artificialmente, se ha asociado con un mayor riesgo de muerte general, hasta un 17% más, en comparación con quienes consumen un vaso al mes.

Muestra de 10 países europeos

El estudio, basado en una amplia muestra de 451.743 personas pertenecientes a 10 países europeos (Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, España, Suecia y Reino Unido), supone según los autores una nueva muestra de la necesidad de limitar el consumo de refrescos y fomentar políticas que lo hagan posible.

Los participantes en la investigación, a los que se les hizo un seguimiento promedio de 16 años, fueron reclutados entre 1992 y el años 2000. Durante todo el periodo de investigación se produjeron un total de 41.693 muertes.

Entre los hallazgos, los expertos del IARC determinaron un mayor riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares asociadas con el consumo de dos o más vasos por día, y un mayor riesgo de muerte por enfermedades digestivas. Sin embargo, no pudieron establecer una relación entre el consumo de refrescos y la muerte general por cáncer.