Deporte y Vida

SALUD

Desmontando mitos: la cafeína afecta menos al sueño que la nicotina o el alcohol

Una de las investigaciones longitudinales más grandes hasta la fecha mide la incidencia en el sueño de estas tres sustancias en las cuatro horas previas a acostarse: los amantes del café están de enhorabuena.

sueño, trastornos del sueño, enfermedades, nicotina, cafeína, alcohol, café

La calidad del sueño es un factor determinante para la salud y aspectos como la duración, no cumplir unos horarios regulares de acostarse y levantarse o tener un patrón de sueño variable pueden ser el desencadenante de determinadas patologías como obesidad, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y diabetes, entre otros.

Las noches de insomnio se asocian cada vez más a importantes problemas de salud y muchas veces se ha ubicado en el ojo del huracán a la cafeína como responsable de alterar el sueño. Pero una de las investigaciones longitudinales más grandes hasta la fecha apunta justo en la dirección contraria y pone el foco sobre la nicotina y el alcohol.

Y es que un ambicioso estudio dirigido por la doctora Christine E. Spadola, profesora de la Florida Atlantic University (FAU), al frente de un equipo de investigadores de prestigiosas entidades como el Hospital Brigham and Women's o la Universidad de Harvard, ha revelado que la cafeína tomada en las cuatro horas antes de acostarse no afecta a los parámetros del sueño, aunque los investigadores advierten de que la dosis de cafeína y las variaciones individuales en la sensibilidad y tolerancia no pudieron medirse y pueden desempeñar un papel importante.

No obstante, tras analizar los resultados de la investigación, publicada en la revista 'Sleep', los investigadores no encontraron una asociación entre el consumo de cafeína y una alteración del sueño algo que sí pudieron comprobar en el caso de los fumadores y de quienes disfrutan de una bebida alcohólica con la cena o como parte de su vida social: una noche de consumo de nicotina y/o alcohol dentro de las cuatro horas antes de acostarse se asoció a una peor continuidad del sueño que una noche sin estas sustancias.

El estudio incluyó a 785 participantes y obtuvo un total de 5.164 días de actigrafías (mediante un sensor parecido a un reloj de pulsera). Además se utilizó un cuestionario para registrar la cantidad de alcohol, cafeína o nicotina que consumieron dentro de las cuatro horas antes de acostarse para examinar las las asociaciones entre el consumo de las sustancias mencionadas y la duración y eficiencia del sueño y la vigilia después del inicio del mismo.

La nicotina es la sustancia más perjudicial

El hecho de que la nicotina sea la sustancia más fuertemente asociada con la interrupción del sueño según el estudio, no hace sino añadir un motivo más para plantearse seriamente dejar de fumar. No en vano, entre los participantes con insomnio, la nicotina redujo un promedio de 42,47 minutos la duración del sueño, aunque los problemas también se observaron en personas no seleccionadas por problemas de sueño y que generalmente tenían una alta eficiencia en el mismo.