Deporte y Vida

LESIONES

Asensio: así será la recuperación de la grave lesión de rodilla

La lesión de Marcos Asensio le alejará de los terrenos de juego varios meses, pero llegará a tiempo al final de la temporada y la parte clave de finales de los meses de primavera, si recupera correctamente.

marco asensio
Amber Searls USA TODAY Sports

La rotura del ligamento cruzado representa el 50 % de las lesiones de ligamentos de rodilla, produciéndose el 75 % de ellas durante las actividades deportivas. La decisión sobre el tratamiento quirúrgico, conservador o no, depende de diferentes variables. Pero el éxito en el tratamiento y la vuelta a la actividad deportiva en las mejores condiciones posibles puede depender en gran medida del proceso de rehabilitación. Y es ahí donde Marco Asensio tiene ante sí el reto de su carrera deportiva, volver en enero de 2020 en las mejores condiciones para recuperar su rodilla izquierda y afrontar las finales en las que el Real Madrid esté inmerso.

Recuperación de rotura del ligamento cruzado: seis meses

Diferentes estudios en esta línea no son concluyentes en cuanto a los mejores ejercicios para recuperar el ligamento, pero sí que empezar cuanto antes, es la clave de una buena rehabilitación. "El proceso de rehabilitación debe comenzar inmediatamente a la producción de la lesión. La incorporación total al deporte se consigue en la mayoría de los casos en un plazo medio de seis meses", afirman los Especialistas en Medicina de la Educación Física y el Deporte, Escuela Medicina Deportiva de la UCM. Madrid (España), Ramos Álvarez, López-Silvarrey y Segovia Martínez.

Seis meses será el proceso de rehabilitación de Marco Asensio.

Respecto a las indicaciones para el tratamiento,

  • Asensio deberá ser operado de manera rápida para volver a la máxima competición
  • El éxito de la operación dependerá de si el menisco se ha visto afectado
  • Si la lesión del ligamento cruzado es completa o no, y hay otros ligamentos afectados
  • El tipo de injerto que se haga, la técnica quirúrgica que se elija

Pero, la clave, será la rehabilitación:

  • eliminar la inestabilidad de la rodilla
  • restaurar la movilidad
  • recuperar la fuerza muscular
  • mejorar las capacidades físicas previas a la lesión

Rehabilitación tras la operación

"Los objetivos de esta fase persiguen minimizar la inflamación, evitar el dolor, conservar o aumentar el arco de movilidad, mantener la fuerza muscular e iniciar la relación del paciente con el equipo de tratamiento y rehabilitación (médico, enfermero, fisioterapeuta)", afirman los especialistas en medicina deportiva.

"Para controlar el dolor y la inflamación se utilizan habitualmente medios físicos (crioterapia) y frecuentemente antinflamatorios no esteroides (AINES)Ç", añaden.

"Superada la inflamación y el dolor, se inicia la movilización de la extremidad para disminuir o prevenir la pérdida del arco de movilidad. Teniendo en cuenta que, a causa de la inflamación y la inmovilización, el cuadriceps puede perder hasta el 30% de su fuerza muscular en los primeros 7 días, es fundamental que en esta fase se minimice la perdida de fuerza y masa muscular. Con ello conseguiremos que el paciente acceda en las mejores las condiciones físicas y funcionales a las primeras fases del programa de rehabilitación en el tratamiento. Para conseguir este objetivo muscular, es importante conocer las alteraciones biomecánicas producidas por la lesión del ligamento previamente a la aplicación de las cargas".

  • Una alteración de la marcha en semiflexión, que le exige una mayor funcionalidad de la musculatura isquiotibial (aumento de la fuerza y prolongación de la acción muscular
  • Alteración del torque flexo-extensor en fase de apoyo
  • Deterioro muscular del cuadriceps, que le obliga a una serie de estrategias musculares dinámicas y estáticas para la estabilización de la articulación.
  • Limitación de la extensión y rotación de su rodilla, con la sobrecarga y posiblemente daño al cartílago y meniscos articulares.