Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Qué tipo de aceite debes consumir regularmente para aumentar la esperanza de vida

Una investigación a cargo de expertos de la Universidad de Granada (UGR), realizada en un modelo animal, ha comparado las propiedades del aceite de oliva virgen, de pescado y de girasol.

aceite de oliva, longevidad, esperanza de vida, aceite de pescado, aceite de girasol, salud, nutrición, enfermedades
as.com

No hay sorpresas. Un grupo de científicos de la Universidad de Granada (UGR) ha concluido que la ingesta prolongada de aceite de oliva virgen y, en menor medida, la de aceite de pescado, aumenta la esperanza de vida media en ratas alimentadas durante toda su vida con cualquiera de estos tipos de grasa de la dieta frente al aceite de girasol.

El estudio, que ha sido publicado en la prestigiosa revista 'The Journals of Gerontology, Series A: Biological Sciences', muestra que los animales alimentados con aceite de oliva virgen presentaban mayor vida media y tenían una curva de supervivencia más extendida a lo largo de toda su vida en comparación con los alimentados con aceite de girasol. Por su parte, los animales alimentados con aceite de pescado tuvieron también mayor vida media que los alimentados con girasol, aunque su curva de supervivencia sólo se extendió con respecto a la de girasol en algunas fases de su vida.

En cuanto a los hallazgos observados en el estudio de las causas de muerte, se constató que en todos los casos los animales morían al llegar a una edad avanzada debido a:

  • Cáncer (aproximadamente el 50% de las muertes).
  • Enfermedades cardiovasculares (entre el 20 y el 30% de las muertes).
  • Infección o inflamación (12-20% de las muertes).
  • No hubo diferencias significativas entre los grupos en cuanto a la mayor o menor frecuencia de aparición de un tipo determinado de causa de muerte.

“Estos resultados parecen indicar que la menor vida media y supervivencia asociada a la ingesta de aceite de girasol no se debería a que esta grasa potencia la aparición de un mayor porcentaje de muertes debidas a una causa de muerte concreta, sino que más bien podría deberse a que dichas enfermedades estarían apareciendo antes en el tiempo”, explica César Luis Ramírez-Tortosa, responsable del equipo de patólogos del estudio.

El uso de aceite de pescado, que no es de uso culinario habitual, en el estudio se incluyó como modelo para comparar frente a los otros dos tipos de aceite, que sí son empleado habitualmente en la elaboración de recetas.

Coenzima Q10

Otro aspecto interesante de la investigación es el que hace referencia al uso de la coenzima Q10 (CoQ10) un antioxidante que se ha mostrado de utilidad ante algunas patologías asociadas al envejecimiento. La adición al aceite de girasol hizo que mejorase la supervivencia de las ratas, igualando los resultados con los hallados en los animales alimentados con los aceites de oliva virgen o pescado, pero no tuvo ningún efecto al ser añadido al aceite de oliva virgen o al aceite de pescado lo que lleva a otra importante conclusión.

“El uso de suplementos a base de antioxidantes debería quedar restringido a situaciones especiales, como las relacionadas con una dieta deficiente o en situaciones patológicas concretas, mientras que su uso en individuos sanos bien alimentados no aportaría ningún beneficio adicional, en el mejor de los casos”, advierte Alfonso Varela, coautor del estudio.