Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Un inconsistente estudio pone en duda la eficacia de suplementos y dietas

Un metaanálisis de 277 ensayos, con importantes limitaciones, duda de la eficacia de algunos suplementos nutricionales y deteterminadas dietas sobre la mortalidad y enfermedades cardiovasculares.

salud, nutrición, dietas, suplementos, enfermedades cardiovasculares, mortalidad
as.com

Una revisión a cargo de investigadores de la Universidad de West Virginia, que analizaron 277 ensayos controlados aleatorios con casi 1 millón de personas, trató de valorar los efectos de 16 suplementos nutricionales diferentes y 8 intervenciones dietéticas sobre la mortalidad y los enfermedades cardiovasculares en adultos.

Y los resultados del estudio, publicados en la revista 'Annals of Internal Medicine', sugieren que pocos suplementos nutricionales o intervenciones dietéticas ofrecen alguna protección contra las enfermedades cardiovasculares o la muerte, y algunas, en cambio, pueden provocar justo el efecto contrario al deseado.

Los investigadores consideraron si los suplementos y las dietas cambiaron las tasas de mortalidad por todas las causas, mortalidad cardiovascular, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria. También evaluaron la calidad de la evidencia que respaldaba los hallazgos de los ensayos.

"La razón por la que realizamos este estudio hace referencia a que millones de personas en todo el mundo consumen suplementos o siguen ciertos patrones dietéticos, pero no existe pruebas concluyentes que sugieran que estas intervenciones tengan algún efecto sobre la protección cardiovascular", explica el profesor Safi Khan, de la Escuela de Medicina de la Universidad de West Virginia, que también alerta sobre la fiabilidad de los ensayos.

Los ensayos controlados aleatorios carecieron de precisión. Detectamos problemas en términos de metodología, en términos de la población objetivo y en términos de cuándo y dónde se realizaron estos estudios. Así que es necesario tomar los resultados con mucha precaución", explica.

Ácido fólico, omega-3 y reducción de sal

No obstante, a pesar de las limitaciones del estudio, de los 16 suplementos nutricionales considerados, solo dos parecían beneficiosos: ácido fólico y ácidos grasos omega-3, de cadena larga. Los hallazgos sugieren que tomar ácido fólico puede proteger contra los accidentes cerebrovasculares y que tomar omega-3 puede reducir el riesgo de ataque cardíaco y enfermedad coronaria. Por el contrario, la ingesta combinada de calcio y vitamina D aumentó el riesgo de accidente cerebrovascular.

Cuando los investigadores centraron su atención en las dietas, descubrieron que ingerir menos sal mejoraba las tasas de mortalidad por todas las causas en personas con presión arterial normal. También hizo que las muertes relacionadas con la enfermedad cardiovascular fueran menos frecuentes entre las personas hipertensas. Pero reducir el sodio fue la única dieta que demostró algún beneficio. Las otras siete, que incluían comer menos grasas o diferentes tipos, adoptar una dieta mediterránea y aumentar el consumo de aceite de pescado, no tuvieron ningún efecto.

Solo el hecho de poner en duda los beneficios de la dieta mediterránea para la salud, ampliamente documentados, ya debería suponer un importante escollo para considerar fiable la revisión llevada a cabo.