Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Juan Antonio Corbalán: "España empezó a ser algo en el deporte cuando pudo comer bien"

Mítico jugador del Real Madrid de baloncesto y de la selección española, es especialista en medicina deportiva y entre sus logros se encuentra la histórica medalla de plata olímpica en Los Ángeles 1984.

Juan antonio corbalán, salud, alimentación, nutrición, deporte, ejercicio físico
Salvador Sas EFE

Cuando Juan Antonio Corbalán (64) habla sobre deporte y nutrición conviene prestar atención. Y no solo porque sea uno de los especialistas más reputados de nuestro país en medicina deportiva, que también, sino porque Corbalán fue monje antes que fraile cuando los cimientos del deporte español estaban por asentarse. Mítico jugador del Real Madrid de Baloncesto y de la selección, entre sus logros se cuenta la histórica medalla de plata olímpica en Los Ángeles 1984 por lo que es una de las voces más autorizadas a la hora de repasar la evolución del deporte nacional.

Corbalán es, además, un ferviente defensor del entrenamiento invisible, esto es, “todo aquello que el deportista hace entre una sesión de ejercicio y otra, y que a la postre es tan importante como el trabajo realizamos en la pista, en el parque o en el gimnasio”. El descanso, la fisioterapia, la psicología o la nutrición forman parte fundamental del proceso hasta el punto de que juegan un papel fundamental en el rendimiento deportivo.

“España empezó a ser algo cuando pudo comer bien", asegura Corbalán en una entrevista concedida a la agencia EFE con motivo de una jornada sobre educación nutricional que se celebra en Vigo. “En Múnich 1972 fui olímpico por primera vez y por aquel entonces en España no se comía carne, no la había para la mayor parte de la población. Los niños se alimentaban fundamentalmente de legumbres. Así no se podía crecer", explica el ex jugador de baloncesto, que indica que su generación, los nacidos en los años 50 del siglo pasado, fueron los primeros en comer “medio bien y a conocer las proteínas”.

"Más tarde, en los setenta en España, hubo un 'boom' de industrialización por el que se generó cierto nivel de bienestar muy básico pero suficiente para que las personas más jóvenes, los niños, empezáramos a tener conocimiento de lo que era el deporte. Esa fue la gran revolución", añade Corbalán.

Ahora, el nivel de exigencia, la preparación y todos los aspectos relacionados con el deporte han cambiado sustancialmente. Un proceso del que el especialista en medicina deportiva se siente partícipe, al menos en lo que al baloncesto se refiere. "No voy a decir que si el equipo nacional gana medallas el mérito es mío, en absoluto, pero estoy seguro de que aquellos niños que a nosotros nos veían como héroes llegaron a ser héroes porque algo vieron en nosotros. Todo presente es heredero del pasado. Da igual si es la pintura, la medicina o la investigación". argumenta.

Deporte amateur y nutrición

Aparte de la evolución del deporte profesional, Juan Antonio Corbalán también es consciente de una creciente preocupación por todos los aspectos relacionados con la salud, principalmente el ejercicio físico y la alimentación por lo que ofrece unas reflexiones muy interesantes:

  • Deportistas amateurs. “Se está produciendo un auge de los maratonianos, triatletas y asiduos de gimnasio a partir de los cuarenta años. Y es un problema enorme porque nos damos cuenta de que hay deportistas aficionados de un cierto nivel de exigencia que entrenan tanto o más que deportistas profesionales".
  • Punto de partida. “Lo recomendable es saber de dónde partimos y con la ayuda de profesionales, un mñedico o un entrenador, conocer los límites y saber dónde se puede llegar para establecer un establecer un objetivo porque en deporte no siempre más es mejor".
  • Dieta. “No existen los atajos ni las fórmulas milagrosas. Las dietas no valen nada si al final no consiguen quienes se someten a ellas establecer un hábito alimenticio saludable”.
  • Alimentos. “Es necesaria la utilización inteligente de los productos más frescos, más cercanos y de temporada porque van a proporcionar la mejor alimentación. No nos hace falta que venga nada del Este de China, ni de Vladivostok, ni de Pakistán ni de los campos de alfalfa de Afganistán".
  • Súperalimentos. En España hemos vivido sin quinoa durante siglos. Yo como aguacate porque está muy bueno, no porque sea milagroso, porque no hay milagros en absoluto, aunque tenga grasas buenas. Hay muchas cosas que también tienen grasas buenas, como las sardinas".