Deporte y Vida

SALUD

Protección solar: 10 reglas básicas para evitar riesgos innecesarios para la salud

piel, verano, salud, protección solar, enfermedades, sol

as.com

La exposición excesiva al sol es un peligro importante para la salud por lo que es importante seguir una serie de recomendaciones para evitar desde golpes de calor a afecciones cutáneas.

España se enfrenta a la primar ola de calor del verano. Como alerta la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) es probable que se alcancen o superen los 40 ºC en áreas del centro, interior de la mitad sur y cuadrante nordeste mientras que en las zonas litorales, debido a la influencia marítima, las temperaturas no alcanzarán valores tan altos, aunque seguirán siendo anormalmente altos para la época del año.

Es importante no solo prevenir la posible incidencia del calor en la salud, la exposición excesiva al sol también supone un riesgo considerable y es vital prestar una especial atención al cuidado de la piel. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ofrece una serie de recomendaciones de obligado cumplimiento:

  1. Ten en cuenta que ningún protector solar ofrece protección total frente a los riesgos derivados de la radiación solar, por lo que no debe permanecer mucho rato al sol aunque use un producto de Factor de Protección Solar (FPS) alto.
  2. Evita la exposición solar entre las 12 y las 16 horas. Procura no dormirte al sol. Extrema las medidas protectoras en las actividades al aire libre.
  3. No expongas al sol a niños menores de 3 años. Protégeles con ropa, sombreros, gafas y protectores solares de FPS alto, que sean especiales para niños y resistentes al agua. Hazles beber agua con frecuencia.
  4. Utiliza un protector solar que proteja al menos frente a la radiación UVB (causante de las quemaduras solares) y UVA (principal responsable del envejecimiento prematuro de la piel). Estos dos tipos de radiación afectan también al sistema inmunológico y contribuyen al riesgo de cáncer cutáneo.
  5. Elige un protector solar adecuado para cada tipo de piel o zona del cuerpo (crema, spray, leche, gel), teniendo en cuenta el fototipo, la edad y las circunstancias de la exposición solar. Emplea un FPS más alto en las primeras exposiciones.
  6. Aplica el producto en cantidad generosa uniformemente sobre la piel seca, media hora antes de la exposición al sol y repite la aplicación cada 2 horas y después de transpirar, bañarse o secarse. No utilices protectores solares que estén abiertos desde el año anterior.
  7. Extrema las precauciones en las partes del cuerpo más sensibles al sol: cara, cuello, calva, hombros, escote, orejas, manos y empeines. La protección de los labios se debe hacer con lápices o barras fotoprotectoras y la del cabello con productos específicos.
  8. Utiliza el protector solar incluso en días nublados. Las radiaciones UV atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, la arena, la hierba y la nieve.
  9. Protege también la piel con ropa (camisetas, pantalones), la cabeza con sombreros y los ojos con gafas de sol, de la radiación solar. Hidrátate bebiendo agua con frecuencia y aplíquese crema hidratante sobre la piel tras la exposición al sol.
  10. Ante cualquier cambio en el color, la forma o el tamaño de manchas o lunares, consulta con un especialista.