Deporte y Vida

PARAÍSO MEDIOAMBIENTAL

Este es el lugar donde se respira el aire más puro de España (y el tercero del mundo)

campisábalos, guadalajara, castilla-la mancha, contaminación, aire puro, salud, españa, oms

Wikipedia

El 97% de la población está expuesta a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, pero siempre hay excepciones.

Algo más de 45 millones de personas respiraron aire contaminado durante 2018 en España. El informe anual de calidad del aire de Ecologistas en Acción concluye que el 97% de la población y el 92% del territorio estuvieron expuestos a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en casi 800 estaciones oficiales de medición y certifica que las elevadas precipitaciones y la inestabilidad atmosférica han reducido los episodios de contaminación, contribuyendo de manera importante a mejorar la calidad general del aire.

En concreto, se ha producido una reducción general de los niveles de contaminación atmosférica por partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2) y dióxido de azufre (SO2) –no así por ozono troposférico (O3)–, recuperando aparentemente la tendencia decreciente de estos contaminantes iniciada en 2008 con la crisis económica, lo que explica la mejoría de la situación y la menor población y territorio afectados. No obstante, el cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen vigente un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos, bosques y espacios naturales.

Un reducto en la Sierra de Pela

Tras los datos compartidos por la organización ecologista resulta complicado encontrar poblaciones que vivan ajenas a la mala calidad del aire, Pero existe una localidad, como si se tratara de la famosa aldea de Astérix y Obélix, que permanece irreductible y que ofrece uno de los mejores datos no solo de España, sino del mundo. Hablamos de Campisábalos, al norte de Guadalajara, en el corazón de la Sierra de Pela, donde su escasa población, poco más de 60 censados y una veintena de habitantes fijos durante todo el año, respira un aire que es la envidia de todos.

Según la OMS, Muonio (Finlandia), una ciudad por encima del círculo polar ártico, tiene el aire medido más puro del mundo, con sólo 2 µg/m3 de contaminación PM2,5 y 4 µg/m3 de PM10. Le siguen de cerca Norman Wells (Canadá), Campisábalos y Converse County (Wyoming, EEUU). Lugares todos ellos privilegiados si nos atenemos a las cifras mundiales de contaminación del aire.

Tres factores confluyen para explicar el por qué de semejante privilegio: la falta de industria en su entorno, la altitud a la que se encuentra, unos 1.365 metros, y la fuerza de sus vientos, procedentes en su mayoría del noroeste, una zona en la que también escasea la industria y las grandes urbes.

Un problema recurrente

Sin embargo, a pesar de la notoriedad lograda por la calidad del aire y por formar parte de la ruta del Románico Rural de Guadalajara, gracias a su monumento más importante, la Iglesia de San Bartolomé, Campisábalos se enfrenta al mismo drama que cientos y cientos de pueblos de la denominada España vaciada o abandonada: la falta de servicios y la escasa atención que reciben por parte de las administraciones. Lo que se traduce en el éxodo de sus habitantes y en una población cada vez más envejecida que provoca una inquietante paradoja: un paraíso condenado, si nadie lo remedia, al ostracismo.