Deporte y Vida

SALUD

Un medicamento para la hipertensión podría ser valioso en pacientes con alzhéimer

hipertensión, salud, alzheimer, alzhéimer, enfermedades, tratamientos

as.com

La nilvadipina, un fármaco para tratar la presión arterial alta, incrementó el flujo de sangre a la zona de la memoria y al centro de aprendizaje en enfermos de Alzheimer sin afectar otras partes del cerebro.

No es ni mucho menos una certeza, pero sí abre nuevas vías de investigación en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Es la principal conclusión de un estudio publicado en la revista 'Hypertension', de la Asociación Americana del Corazón (AHA), a cargo de expertos del Centro Médico de la Universidad de Radboud Centro en Nijmegen (Países Bajos).

Y es que, en la búsqueda de nuevos tratamientos para disminuir la progresión de la enfermedad, los científicos, liderados por Jurgen Claassen, han observado que la nilvadipina, un fármaco para la hipertensión arterial, incrementó el flujo de sangre a la zona de la memoria y al centro de aprendizaje en pacientes con alzheimer sin afectar otras partes del cerebro.

En concreto los investigadores, tras asignar aleatoriamente a 44 participantes la administración de nilvadipina o un placebo durante seis meses, descubrieron que el flujo de sangre al hipocampo, la memoria del cerebro y el centro de aprendizaje, aumentó en un 20 por ciento entre el grupo de nilvadipina en comparación con el grupo de placebo lo que podría revertir en algunas regiones la disminución conocida en el flujo sanguíneo cerebral en pacientes con alzheimer.

¿El aumento de flujo tiene beneficios clínicos?

El problema es que los expertos no son capaces de determinar si el aumento observado en el flujo sanguíneo cerebral se traduce en beneficios clínicos. En parte como consecuencia de que la muestra del estudio era muy pequeña. "En el futuro, debemos averiguar si la mejora en el flujo sanguíneo, especialmente en el hipocampo, se puede usar como un tratamiento de apoyo para retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, especialmente en las etapas más tempranas de la enfermedad", explica el profesor Claassen.

"Este tratamiento para la hipertensión es prometedor, ya que no parece disminuir el flujo de sangre al cerebro, lo que podría causar más daño que beneficio. Aunque ningún tratamiento médico está ausente de riesgo, recibir tratamiento para la presión arterial alta podría ser importante para mantener la salud cerebral en pacientes con enfermedad de Alzheimer", añade.

Los pacientes examinados en el estudio formaban parte de un proyecto de investigación más amplio, llevado a cabo entre 2013 y 2015, que comparaba nilvadipina con placebo entre más de 500 personas con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada con una edad media de 73 años. Y, si bien no se observó beneficio clínico con el uso de nilvadipina, un subgrupo de pacientes que tenían síntomas leves de enfermedad sí mostró beneficios, como una disminución de la memoria más lenta.