Deporte y Vida

SALUD

La hipertensión arterial de bata blanca no tratada duplica el riesgo de muerte

hipertensión arterial, presión arterial, dieta, obesidad, ejercicio físico, enfermedad crónica, prevención, hipertensión bata blanca, síndrome de la bata blanca

as.com

Conocida también como el síndrome de la bata blanca, hace referencia a anomalías en la lectura de la presión arterial en entornos médicos, normalmente más alta que la registrada en otros ambientes.

Un estudio a cargo de expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania (EEUU) concluye, tras la revisión de 27 estudios con más de 60.000 personas, que los pacientes que sufren hipertensión de bata blanca no tratada no solo tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, sino que tienen el doble de probabilidades de morir de enfermedad cardíaca que las personas con la presión arterial normal.

La hipertensión de bata blanca, o el síndrome de la bata blanca, atribuida inicialmente a problemas de ansiedad, es un trastorno en el que se producen anomalías en las lecturas de la presión arterial en entornos sanitarios, que suelen ser más elevadas en comparación con otros ambientes. Y la realidad apunta a que no hay que menospreciar lo que esas lecturas sugieren, es decir, la posibilidad de que exista un problema real de salud.

Los resultados del metaánalisis, publicados en la revista 'Annals of Internal Medicine', hacen un especial hincapié en aquellos casos en los que no existe un tratamiento farmacológico de por medio ya que aquellos pacientes con hipertensión de bata blanca que tomaban medicación no presentaban el riesgo cardiovascular.

"Los estudios sugieren que aproximadamente uno de cada cinco adultos puede tener hipertensión de bata blanca. Nuestros hallazgos subrayan la importancia de identificar a las personas con esta afección”, explica la profesora Jordana B. Cohen, al confirmar a través de su investigación que los pacientes con hipertensión de bata blanca no tratada tenían un 36 por ciento más de riesgo de enfermedad cardíaca, un 33 por ciento mayor riesgo de muerte y 109 por ciento mayor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca.

"Los resultados de la investigación confirman la necesidad de un mayor control de la presión arterial fuera del consultorio, ya que es fundamental para el diagnóstico y el tratamiento de la hipertensión. Aconsejamos también a las personas con hipertensión de bata blanca no tratada que realicen modificaciones en el estilo de vida, como dejar de fumar, reducir su ingesta de alcohol y mejorar sus hábitos alimenticios y combatir el sedentarismo”, concluye Cohen.

Valores normales de tensión arterial

Aunque depende de la edad, sexo o el estado de salud, lo normal es que la presión sistólica (alta) en los adultos sea de 120 mmHg, mientras que diastólica (baja) sea de 80 mmHg. Se considera que existe hipertensión cuando la cifra es igual o superior a 140 mmHg en lo que se refiere a la alta, igual o superior a 90 mmHg en la baja. Aunque no son pocas las voces expertas que comienzan a considerar una presión arterial alta con valores de 130-84 mmHg.