Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Dieta equilibrada: existen muchas formas de alimentarse, pero solo una de nutrirse

alimentación, nutrición, salud, alimentos, dietas, nutrientes

as.com

Impera la concepción de que alimentación y nutrición significan lo mismo y se utilizan indistintamente, pero la realidad es que no tienen nada que ver, aunque su importancia es capital.

Es habitual que se confundan ambos conceptos. Cuando hablamos de alimentación y nutrición solemos pensar que se trata de sinónimos y los utilizamos indistintamente, pero lo cierto es que no tienen nada que ver, aunque evidentemente están relacionados ya que para lograr una adecuada nutrición es necesario que tengamos una correcta alimentación.

Lo primero que debemos saber es que la alimentación consiste, simple y llanamente, en introducir alimentos en el cuerpo y por lo tanto es el resultado de acciones voluntarias, conscientes y educables. Por su parte, la nutrición es el conjunto de procesos que se realizan en nuestro organismo para utilizar los nutrientes que están en los alimentos que comes. Es decir, la nutrición incluye la ingestión, la digestión, la absorción, el transporte, la distribución, el metabolismo, el almacenamiento y la excreción por lo que es consecuencia de un acto involuntario, inconsciente y no educable.

Para que quede claro: existen muchas formas de alimentarse pero solo una de nutrirse. La nutrición depende de la alimentación. No hay más. Por ello, para que podamos hablar de una nutrición saludable es conveniente intervenir sobre la alimentación para que nuestro organismo reciba lo que necesita. En la nutrición la voz cantante la tiene el metabolismo.

¿Qué es un alimento y qué es un nutriente?

Llegados a este punto conviene añadir que alimento es, según la RAE, cada una de las sustancias que un ser vivo toma o recibe para su nutrición, es decir, en este caso cualquier producto, de origen animal o vegetal ya sea natural o elaborado. Ahora bien, un nutriente es el componente de los alimentos que puede ser utilizado por el organismo como material energético, estructural y/o regulador:

  • Hidratos de carbono. Su función es energética ya que es de donde obtenemos la glucosa, que viene a ser el combustible de nuestro cuerpo.
  • Proteínas. Tienen una función estructural (uñas, pelo, colágeno...) y reguladora (hormonas, enzimas...)
  • Lípidos o grasas. Su función es energética y reguladora (térmica, transporte de vitaminas…).
  • Vitaminas. Tienen una función reguladora (sistema inmunológico, utilización de minerales…).
  • Minerales. Su función es reguladora (equilibrio ácido-base) y estructural (forman parte del esqueleto, de proteínas...)
  • Agua. Función estructural (50-60% del peso corporal) y reguladora (temperatura corporal, digestión, transporte…).
  • Fibra. Tiene una función reguladora (saciante, laxante…).

Así pues, si le proporcionamos a nuestro organismo los alimentos correctos obtendremos un estado nutritivo adecuado a través de la dieta, que es el conjunto de alimentos que tomamos diariamente teniendo en cuenta las raciones ingeridas. Por lo tanto podemos hablar de que una dieta es equilibrada si nos proporciona todos y cada uno de los nutrientes, en cantidad y calidad adecuadas, para cubrir las necesidades en función de nuestra situación fisiológica y/o patológica. Esta es la razón por lo que la dieta tiene que ser individualizada: la dieta no es universal ni puede ser igual para todo el mundo.