Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Más impuestos y mensajes contundentes en el frontal del etiquetado de los alimentos

ultraprocesados, procesados, etiquetado, nutriscore, salud, nutrición

as.com

Un estudio de la Universidad de Waterloo concluye que el aumento de precio de los productos y mensajes más contundentes alertando sobre su contenido nutricional resultan eficaces.

Puede que todo sea más sencillo a la hora de guiar al consumidor hacia la opción más saludable en el lineal de los supermercados que el sistema nutriscore, un código de colores vigente en algunos países que identifica en las etiquetas de alimentos y bebidas la calidad nutricional y que se pretende introducir en España, o el Health Star Rating, basado en un número de estrellas, que se utiliza en Australia.

Al menos, esa es la conclusión de un grupo de expertos de la Universidad de Waterloo (Canadá), que analizó la compra de más de 3.500 personas de 13 años o más durante la primavera de 2018. Los resultados del trabajo, publicado en la revista 'International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity', indican el aumento de precio de los productos como consecuencia de la subida de impuestos y mensajes directos alertando sobre su alto contenido de ázucar, sodio, grasas saturadas y calorías, provocaron un descenso en su consumo y sin muy efectivos.

Diferentes escenarios

En este estudio en particular, los participantes compraron alimentos y refrescos en escenarios que implicaban diferentes niveles de impuestos sobre el azúcar, así como diferentes tipos de etiquetas frontales, incluidas las etiquetas propuestas por el Ministerio de Salud de Canadá, que emplea el sistema nutriscore. que advertían a los consumidores sobre los altos niveles de azúcar, sal y grasas saturadas en los alimentos procesados. Y, en términos generales, los consumidores eligieron opciones más saludables.

"Los gobiernos no necesitan esperar para implementar estas políticas; ya se utilizan en muchas otras partes del mundo y tienen éxito en ayudar a las personas a elegir alimentos más sanos. Otros sistemas, como el etiquetado de semáforo utilizado en Reino Unido y las clasificaciones de estrellas en Australia y Nueva Zelanda, tuvieron algunos impactos en las compras de la gente, pero en menor medida", explica una de las autoras de la investigación, Rachel Acton.