Deporte y Vida

SALUD

Cuatro millones de niños desarrollan asma al año por la contaminación del tráfico

asma, asma pediátrica, contaminación, tráfico, salud

as.com

Una investigación a cargo de expertos del Instituto Milken de la Universidad George Washington estima que el 64 por ciento de estos nuevos casos de asma ocurren en áreas urbanas.

Según los datos que maneja el International Study of Asthma and Allergies in Childhood (ISAAC), la enfermedad afecta a un 14% de la población infantil a nivel mundial, mientras que en España la media se sitúa en torno al 10%. Por lo tanto un porcentaje importante de la población infantil debe convivir habitualmente con esta patología, que viene provocada en gran medida por los estragos que causa la contaminación del tráfico.

Esa es una de las principales conclusiones a las que ha llegado un grupo de expertos la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington (EEUU), que atribuye a este aspecto que cuatro millones de niños al año desarrollen asma, produciéndose un 64 por ciento de estos nuevos casos en áreas urbanas.

El asma es la enfermedad respiratoria más común entre los jóvenes y una de las razones principales de hospitalizaciones y visitas a las urgencias hospitalarias por lo que es necesaria combatirles desde un punto de vista multidisciplinar que incluya aspectos relacionados con la alimentación, la actividad física y, como no, la reducción de emisiones de gases contaminantes como el dióxido de nitrógeno (NO2).

Los resultados del estudio, publicados en 'The Lancet Planetary Health', el primero en cuantificar la carga mundial de los nuevos casos de asma pediátricos relacionados con el dióxido de nitrógeno vinculado con el tráfico, también pone de manifiesto que las ciudades con altas concentraciones de NO2 también tenían altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero.

La prevención es posible

Muchas de las soluciones destinadas a limpiar el aire no solo evitarían nuevos casos de asma y otros problemas de salud graves, sino que también atenuarían el calentamiento global. “Nuestros hallazgos indican que podrían prevenirse millones de casos nuevos de asma pediátrica en ciudades de todo el mundo reduciendo la contaminación del aire", explica Susan C. Anenberg, principal autora del trabajo.

"Mejorar el acceso a medios de transporte más limpios, como el transporte público electrificado y los desplazamientos en bicicleta o caminando, no solo reduciría los niveles de NO2, sino que también disminuiría el asma, mejoraría la condición física y reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero", concluye la experta.

0 Comentarios

Normas Mostrar