Deporte y Vida

FITNESS

La transformación física de James McAvoy para convertirse en una ‘bestia’

james mcavoy, cristal, glass, fitness, salud, entrenamientos

as.com

El actor escocés luce un físico imponente en Cristal, la película que cierra la trilogía de Shyamalan iniciada por El Protegido en el año 2000, donde interpreta a un loco psicótico con 23 personalidades distintas.

Mucho ha llovido desde que viéramos a James McAvoy (Glasgow, 21 de abril de 1979) como Tumnus el fauno en Las Crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario. Casi 15 años en los que el actor escocés se ha labrado una reputación en la industria y ha logrado el reconocimiento de crítica y público gracias a sus interpretaciones en películas como El último Rey de Escocia, Expiación y, más recientemente por su participación en la saga X-Men como Charles Xavier (Profesor X).

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de James Mcavoy (@jamesmcavoyrealdeal) el

Pero ha sido en su última película, Cristal, la tercera parte de la trilogía compuesta además por El Protegido y Múltiple, del director M. Night Shyamalan, en la que el actor de 39 años ha sufrido una transformación física que no ha dejado indiferente a nadie. En la cinta, McAvoy interpreta a un loco psicótico, llamado la Bestia, que tiene una fuerza sobrehumana y 23 personalidades distintas.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Magnus Lygdback (@magnuslygdback) el

"Tan simple como comer mucho y entrenar mucho"

“En Cristal iba a estar sin camiseta un 70 por ciento del tiempo aparentando ser extremadamente fuerte por lo que para mi era muy importante fortalecer mi cuerpo. Y contraté a un tío que realmente sabía lo que hacía. Su nombre es Magnus Lygdback y me hizo comer muchos carbohidratos 5 o 6 veces al día y levantar mucho peso. Generalmente entrenábamos prácticamente todos los días de la semana entre 45 minutos y una hora. A veces hacíamos doble sesión pero la segunda era más bien para recuperar y consistía en nadar o en montar en bicicleta. Tan simple como comer mucho y entrenar mucho”, explica James McAvoy en una entrevista concedida a Men’s Journal

Algo que confirma el propio Lygdback, que programó una dura rutina de entrenamiento para el escocés. “No tuvimos mucho tiempo, aproximadamente 3 meses, y el objetivo era que desarrollara el máximo de musculatura posible para que impactara en la pantalla, aunque también nos interesaba que fuera capaz de moverse con soltura”, asegura el entrenador sueco en Men’s Health, que también se ha encargado del entrenamiento de otras estrellas como Gal Gadot, la actriz israelí que interpreta a Wonder Woman.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Magnus Lygdback (@magnuslygdback) el

Y a tenor de lo visto tras el estreno de la película el pasado mes de enero, parece claro que James McAvoy cumplió su cometido con creces en uno de los pocos papeles de acción en los que se ha prodigado hasta la fecha.

A punto de morir

Más allá de lo relacionado con la interpretación, James McAvoy confesó a principios de año que tuvo un grave problema de salud que “casi” le mata. Al parecer le fue detectada una mancha en un pulmón y la biopsia que le realizaron descartó un problema grave pero le provocó una infección por la que el actor tuvo que estar ingresado casi un mes para recuperarse.