Deporte y Vida

MONTAÑISMO

“Los efectos ‘Decathlon’ y ‘Calleja’ hacen olvidar que la montaña es un medio hostil”

montañismo, accidentes, rescate, calleja, decathlon, salud, personal sanitario

as.com

Una investigación liderada por la UPV/EHV constata que se ha triplicado en los últimos 20 años el número de accidentes en la montaña y aboga por la presencia de personal médico en las labores de rescate.

“Los efectos ‘Decathlon y ‘Calleja’ han favorecido que muchas personas acudan al monte muy bien equipadas, pero escasamente formadas, y sin ser verdaderamente conscientes del riesgo. Se ha contribuido a banalizar ese riesgo y se olvida que la montaña es un medio hostil”.

Quien habla es Sendoa Ballesteros, docente de la Facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y enfermero en el Hospital Universitario de Basurto, que ha liderado un trabajo de investigación que ha puesto de manifiesto que en los últimos 20 años el número de incidencias y accidentes en la montaña se ha triplicado.

En concreto, ell grupo de trabajo ha analizado la evolución de los accidentes e incidentes en montaña en el País Vasco desde 1996 hasta 2018 recogidos en las memorias anuales de la actividad de la Unidad de Rescate de la Ertzaintza y el dato es esclarecedor: en 1996 apenas se registraron 78 rescates; en 2006, 115 y en 2018, 267.

Un aumento que se debe en gran parte al atractcivo turístico de la zona y a las enormes posibilidades que ofrece. De hecho, se estima que hasta 66.000 personas se acercan cada fin de semana a la montaña, un espacio donde conviven personas con aficiones muy diversas como la micología, la caza, el ciclismo, el senderismo o la espeleología, entre otras.

El número de misiones de rescate ha aumentado considerablemente.

Personal sanitario y más formación

Por ello, se hace necesario que los equipos de rescate cuenten entre sus filas con personal sanitario “versátil capaz de aplicar un tratamiento médico urgente in situ y colaborar en la operación de salvamento”. “Si conseguimos atender in situ a la persona, antes de iniciar la evacuación, se puede reducir sensiblemente el índice de mortalidad”, explica Ballesteros, que aboga también por formar y sensibilizar a la sociedad sobre el riesgo de acudir a la montaña sin los conocimientos necesarios.