Deporte y Vida

SALUD

Alergias: elige el momento idóneo para hacer deporte o actividades al aire libre

alergias, polen, primavera, ejercicio físico, salud

as.com

Con la llegada de la primavera, las alergias hacen también acto de aparición acompañadas de sus temidos síntomas, que pueden dificultar la práctica del ejercicio físico o la realización de actividades al aire libre.

Con la primavera a punto de hacer acto de presencia, muchos se preparan para combatir a las temidas alergias y sus molestos síntomas: afecciones oculares como conjuntivitis o picores, otras de tipo nasal como estornudos, prurito o hipersecreción acuosa e incluso síntomas de mayor importancia como dificultad respiratoria con sonidos silbantes y sensación de tórax oprimido o tos seca persistente, son algunos de los inconvenientes con los que no hay más remedio que convivir.

Además, las alergias, sobre todo las que son consecuencia de neumoalérgenos o alérgenos contenidos en el aire ambiente (polen, ácaros del polvo doméstico, esporas de determinados hongos o los epitelios de las mascotas), suponen una importante barrera para aquellos que disfrutan del deporte o de determinadas actividades al aire libre en una época del año que invita a aprovechar el buen tiempo.

Ignacio García Núñez, jefe del servicio de Alergología de los hospitales Quirónsalud Córdoba y Campo de Gibraltar recomienda a los alérgicos que practiquen actividades que las realicen preferentemente “en las horas centrales del día, por ser horas de menor polinización”.

“Para prevenir y reducir la intensidad de los síntomas de la polinización es recomendable utilizar medidas barrera como el empleo de mascarilla y gafas de sol y la toma de antihistamínicos junto a colirios e inhaladores, siempre siguiendo las indicaciones de su alergólogo. Las vacunas son recomendables en pacientes con buena historia clínica y buen diagnóstico, ya que conseguirán modificar el curso de la enfermedad mediante la adaptación del sistema inmune para que deje de reconocer el polen como algo extraño, y presentarán menos síntomas”, añade el experto.

Clima y contaminación

En cuanto a los factores que pueden provocar episodios alérgicos más frecuentes, el clima es determinante. “La abundancia de lluvias previas a la primavera favorece una mayor producción de vegetación y, por tanto, una mayor producción de polen. Dentro de los factores propios de la primavera habría que indicar que una primavera de días muy calurosos y lluvias intermitentes frecuentes haría que los policlínicos tuvieran menos síntomas por humedecer lo granos de polen y depositarlos en el suelo”, explica.

Aunque no es menos cierto que la contaminación también juega un papel fundamental porque está demostrado que “los pólenes son más agresivos por la influencia de la contaminación ambiental, que hace que las plantas y los árboles se tengan que defender de estos agentes agresivos y lo hacen mediante la emisión de pólenes más resistentes”.