Deporte y Vida

SALUD VISUAL

El ojo seco: la enfermedad ocular más frecuente que puede desembocar en ceguera

ojo seco, problemas de visión, salud, higiene visual, enfermedades

as.com

Según la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea (SESOC) esta patología ocular la padece el 11 % de la población española, pero se diagnostica poco y no se le da la importancia que merece.

El ojo seco es la patología ocular más frecuente entre la población española. Se trata de una enfermedad multifactorial de la superficie ocular que se caracteriza por una pérdida de la homeostasis de la película lagrimal, se acompaña de síntomas oculares y en cuya etiología intervienen la inestabilidad e hiperosmolaridad de la película lagrimal, la inflamación y daño de la superficie ocular y alteraciones neurosensoriales.

Así pues hablamos de una dolencia crónica de la superficie ocular que supone el motivo más frecuente de consulta en oftalmología y que de no tratarse adecuadamente puede producir heridas en la córnea, cicatrices e incluso ceguera, en los casos más severos.

Y no estamos hablando de una enfermedad precisamente inusual ya que, como hemos comentado antes, es la patología ocular más frecuente: según los datos que maneja la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea (SESOC) que el 11 por ciento de la población española, más de 5 millones, la sufre, aunque su prevalencia e incidencia pueden ser mayores de lo estimado debido a que también tiene un carácter asintomático.

Síntomas y factores de riesgo

Los síntomas que acompañan al ojo seco son fatiga ocular, mala visión, ardor o sensación de arenilla, todos ellos que afectan sobremanera a la calidad de vida de las personas que lo padecen. Entre los factores que pueden producir su aparición están la contaminación, las pantallas, la climatización, así como una dieta deficiente. Además se trata de una enfermedad que es más frecuente en mujeres, sobre todo en edad perimenopáusica.

El problema de las pantallas

Los ojos parpadean unas 22 veces por minuto en circunstancias normales, pero delante de una pantalla de móvil u ordenador esta cifra se reduce hasta aproximadamente siete, viéndose afectada así la humedad del globo ocular e incrementando el riesgo de ojo seco. Por ello, los expertos abogan por emplear la regla de ‘20-20-20’, es decir, cada 20 minutos, descansar la vista 20 segundos y fijarla a una distancia de 20 pies (6 metros) porque cuando se mira de lejos aumenta la frecuencia del parpadeo.